Consiste en un dinero que ponen en común diversos inversores y que especialistas en mercados financieros invierten y gestionan. Su atractivo principal es que puedes obtener una mayor rentabilidad que invirtiendo por tu cuenta.


Para invertir en un fondo simplemente tienes que comprar una o varias participaciones del mismo. Esto te convierte en partícipe. Invierte en cualquier momento y a partir de cantidades muy pequeñas.