La solidaridad se está convirtiendo en una prioridad, tanto para las personas como para las empresas. Cada vez más personas desean aportar su granito de arena y contribuir de alguna forma para ayudar a quien más lo necesita. En este sentido, aunque las iniciativas de voluntariado son cada vez más frecuentes, la forma más común de ayudar son las contribuciones económicas. Sin embargo, el desconocimiento o la falta de tiempo pueden ser impedimentos para llevar a cabo esta labor.

Para hacerlo más cómodo, algunas entidades han puesto en marcha mecanismos que permiten realizar estas aportaciones de manera automática. Este es el caso de Openbank, que ha lanzado un Marketplace solidario, cuyo objetivo es facilitar la solidaridad de sus clientes, en el que pueden seleccionar una o varias ONG y optar por uno de los dos métodos para donar: pagando con la tarjeta de débito solidaria o mediante transferencias periódicas o puntuales. Dichas ONG y fundaciones se pueden agrupar, según su objetivo, en cuatro causas: lucha contra la pobreza, apoyo a las regiones en conflicto, investigación de enfermedades y ayuda a la infancia.

Dentro de cada categoría, se encuentran a su vez diversas organizaciones. Por ejemplo, hay fundaciones que destinan importes a la investigación de enfermedades como el cáncer, la distrofia muscular de Duchenne y Becker o patologías hepáticas. El apoyo a la infancia o la lucha contra la pobreza, la desigualdad social o la ayuda a los colectivos menos favorecidos o vulnerables, así como las víctimas de conflictos bélicos están representados por conocidas ONG como Save the Children, Fundación Vicente Ferrer, Acción contra el Hambre, ACNUR o Cruz Roja, entre otras. En total, Openbank ha alcanzado un acuerdo con más de una veintena de organizaciones para que los clientes que lo deseen puedan canalizar dicha solidaridad de la forma más cómoda posible.

Poco esfuerzo para una gran causa

A través de su Tarjeta Solidaria facilita ir acumulando el redondeo de cada pago y a finales de mes donar la cantidad reunida a la ONG o fundación elegida. En concreto, consiste en redondear cada pago al alza hasta el euro más cercano. Por ejemplo, si un cliente realiza una compra de 5,60 €, se acumularían 0,40 € para la donación que se realizará a final de mes. Esta fórmula permite a los clientes del banco destinar dinero a los proyectos seleccionados casi sin darse cuenta.

No obstante, como los pagos realizados son variables cada mes, para garantizar que las donaciones son asumibles, es posible fijar un límite máximo para estas donaciones, de forma que se controle en todo momento lo que se va a donar, al igual que una cantidad mínima. Por supuesto, también es posible realizar transferencias puntuales o periódicas a las ONG o fundaciones elegidas sin coste alguno.

En Openbank, ponemos a tu disposición dos formas sencillas para colaborar con las causas que más te preocupan. Te explicamos cómo:

Publicidad