Cuando te estás dando de alta como usuario en una web, cuando estas aplicando a alguna candidatura en un puesto de trabajo o incluso cuando bajas una aplicación del móvil, alguna vez te has preguntado ¿por qué me están pidiendo toda esta información? ¿Es estrictamente necesario que al bajarme una app esa empresa acceda a mis contactos del móvil?, ¿qué sepa mi número de móvil, mi DNI o donde estoy residiendo? Este tipo de información es la que te solicitan las empresas a diario. Todas ellas deberían cumplir con una finalidad: un por qué y un para qué, que denominamos “base legitimadora”. Una de ellas consiste en cumplir con ciertas normativas que nos exigen que recabemos cierta información. ¿Qué leyes son estas? Y, ¿qué datos estamos obligados a recabar? Te lo explicamos a continuación.

¿Qué datos personales estamos obligados a recabar?

Por un lado, tenemos que saber a qué te dedicas, porque nos lo exige la normativa de prevención de blanqueo de capitales y financiación al terrorismo. Por ello, te solicitamos que completes el Formulario de Información Obligatoria del Cliente (FIOC). También necesitamos identificarte fehacientemente, es decir, no tener dudas de que eres quien dices ser, por eso te vamos a pedir copia de tu documento identificativo y validaremos tu identidad a través de una video llamada. Solicitaremos que nos indiques el número de tu cuenta bancaria en otra entidad o bien que te presentes en una sucursal. Si no hacemos esto, no podremos abrirte una cuenta.

Aparte, existen otras obligaciones por esta normativa, como por ejemplo, responder requerimientos del regulador o analizar que no te encuentras en listas de personas, países y bancos sancionados por cuestiones de prevención de blanqueo de capitales o financiación al terrorismo.

Necesitamos también conocer tu residencia fiscal, ya que cierta normativa nos pide que reportemos esta condición a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (puede ser de aplicación normativa como CRS/FACTA).

Si quieres que te presten dinero, para comprarte una casa o un coche, la Ley de Economía Sostenible nos pide que evaluemos la solvencia de nuestros clientes. Por esta razón, te podríamos llegar a pedir información adicional sobre ti, como por ejemplo, tu situación de empleo, ingresos, patrimonial y financiera e incluso haremos una consulta a bases de datos externas para saber si tienes deudas (ASNEF) o incluso informarnos sobre créditos que puedes llegar a tener en otras entidades financieras (CIRBE).

Si contratas productos de inversión, como una compra de acciones o la contratación de un fondo de inversión, dependiendo del producto es posible que tengamos que hacerte preguntas, para ver si eres idóneo o es conveniente que contrates ese producto. Y sobre las operativa que realices, la normativa MiFID también nos pide que realicemos ciertos reportes regulatorios. Por ejemplo, por normativa tenemos que hacer reportes diarios de las órdenes ejecutadas de valores a la Comisión Nacional del Estado de Valores (CNMV).

También tratamos tus datos cuando algún tribunal, autoridad u organismo público nos lo solicite o nos lo exija por ley. Por ello, podríamos tener requerimientos del Banco de España, la CNMV, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias o la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Por último, es importante que sepas que si vas a una Oficina de tu banco te estarán grabando. Esto se debe a que los bancos deben prevenir e investigar ante la comisión de hechos delictivos.

¿Vas a ceder tus datos personales? Pregunta a tu banco.

Como verás, las razones por las que los bancos tienen que tener tus datos, no es solo para poder prestarte un servicio, sino porque en muchos casos también estamos obligados a hacerlo.

Por eso, la próxima vez que un banco te pida que actualices tus datos o que les envíes alguna información, no dudes en preguntarles por qué o para qué.

¿Tienes alguna duda sobre privacidad? ¿Quieres que hablemos de algún tema en próximos artículos? Escríbenos a openprivacy@gruposantander.com. ¡Estamos aquí para escucharte y resolver cualquier duda que tengas!