Los días de desplazamientos y colas para hacer cualquier trámite ante la administración son cosa del pasado si tienes el Certificado Digital. Si has tenido que pedir tu vida laboral o has intentado acceder al IRPF de años anteriores, seguro que ya te has topado con el término y con su primo hermano para la Administración: la Clave Pin.

Qué es el Certificado Digital

El Certificado Digital es un documento electrónico que identifica a una persona en Internet y le permite hacer determinados trámites.

Este certificado contiene tus datos identificativos, que están autentificados por una entidad de certificación o un organismo oficial. Todo Certificado Digital cuenta con un número de serie único, que permite identificar a la persona durante un plazo de cuatro años.

¿Para qué sirve el Certificado Digital?

Su principal función es permitir que puedas realizar trámites a través de internet sin tener que desplazarte a la oficina de turno. Con tu certificado podrás firmar documentos con la misma validez que si lo hicieses de forma presencial. Además, el número de trámites que pueden realizarse con él es cada vez mayor. Una de las consecuencias de la pandemia del COVID-19 es precisamente este avance en la digitalización de empresas y también de administraciones públicas.

En definitiva, el certificado es una herramienta con la que podrás ahorrar tiempo y dinero en tu relación con las Administraciones públicas, colegios profesionales e incluso universidades públicas.

¿Quién puede solicitarlo?

Cualquier persona mayor de edad puede hacerlo simplemente con su DNI y correo electrónico. Además, este trámite es gratuito para las personas físicas (aquellas que no son empresas) y los autónomos.

¿Qué hay que hacer para obtener el Certificado Digital?

Los trámites son sencillos y se realizan a través de la página web de la Fábrica de la Moneda y Timbre, que es donde hay que pedirlo. Una vez dentro, hay que dirigirse al apartado “Servicios” y dentro de este al de “Certificación Digital”.

  1. El primer paso es elegir el tipo de certificado de entre estas tres opciones:
  • Ciudadano
  • Representante
  • Empleado
    Salvo excepciones, deberás escoger el de ciudadano.
  1. Una vez lo hayas seleccionado, tendrás que rellenar la solicitud de certificado de persona física con tu DNI, primer apellido y correo electrónico, además de elegir tu clave de seguridad. La aplicación confirmará la petición y generará un número de documento de identificación que te llegará a tu correo electrónico.

  2. Debes imprimir ese correo e ir con él y tu DNI a una Oficina de Acreditación, que puede ser una oficina de Hacienda.

  3. Una vez acreditada tu identidad solo tendrás que descargar el certificado desde la página de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre con el mismo ordenador, navegador y usuario con el que hiciste la solicitud.

  4. Para terminar, rellena los datos, pulsa en “Enviar” y ya tendrás tu Certificado Digital.

¿Qué puedes hacer con el Certificado Digital?

Una vez dispongas del Certificado Digital podrás realizar casi cualquier trámite con la Administración pública. Gracias a él podrás:

  • Presentar y pagar impuestos, además de acceder a tus declaraciones anteriores.
  • Presentar reclamaciones y recursos.
  • Acceder a los servicios de consulta de multas en la DGT y pagarlas online.
  • Consultar trámites y subvenciones y firmar documentos y formularios oficiales.
  • Obtener tu vida laboral y otros informes de la Seguridad Social.
  • Realizar gestiones del Servicio de Empleo Estatal como sellar el paro.
  • Darte de alta y cambiar tus datos en el padrón municipal.

Buena parte de estos trámites también puedes hacerlo con la firma electrónica de tu DNI electrónico o DNIe, que puedes activar en cualquier comisaría de policía. Para poder usarlo solo necesitarás un lector de DNI electrónico y tener el documento activo y en buen estado.