Una transferencia bancaria es una operación en la que ordenamos al banco que envíe dinero de una cuenta a otra, que puede ser dentro de la misma entidad (traspasos) o entre entidades distintas. El tiempo que tarda en llegar el dinero a la cuenta de destino varía según el tipo de transferencia que hagamos y del día y la hora en que la emitas.

Si algo ha mejorado significativamente a la hora de emitir una transferencia es la inmediatez. Hemos pasado de hacer esta operación en la ventanilla de la oficina bancaria a hacerlo a través de internet o a través de la app del banco.

Transferencias inmediatas: transferencias nacionales en tiempo real

El envío de dinero de una cuenta a otra dentro de un mismo banco se realiza en tiempo real. Ahora bien, si quieres hacerla a otro banco, tardará un día hábil y dependerá del día y la hora del envío. A este tipo de transferencias, que veremos más adelante, se les llama transferencias ordinarias.

Ahora bien, existe la posibilidad de enviar dinero de manera inmediata, es decir, el beneficiario recibirá el dinero en su banco en menos de veinte segundos. Esto es lo que llamamos envíos o transferencias inmediatas.

Debes saber que actualmente solo puedes realizar una transferencia inmediata por un importe máximo de 15.000 €. Si quieres emitirla por un importe superior, tendrás que hacerlo con una transferencia ordinaria.

Es necesario destacar que este tipo de transferencias no suelen ser gratuitas. Así pues, antes de emitirlas, consulta la tarifa.

Otra opción para enviar dinero de forma inmediata y totalmente gratuita es Bizum. Bizum es un servicio de pagos y cobros inmediatos a través de teléfonos móviles, en el que tan solo tienes que conocer el número de teléfono del destinatario para poder emitir la transferencia. Ahora bien, el envío está limitado a 1.000 euros por operación y 2.000euros para operaciones recibidas por un cliente en un día. Por tanto, es ideal para pagos de pequeño importe y entre grupos, cumpleaños, cenas, regalos, etc. Puedes hacerlas desde la app de Openbank.

Transferencias ordinarias

Las transferencias ordinarias se realizan entre cuentas de entidades bancarias diferentes, tanto nacionales como de la zona SEPA, y tardan un día hábil en llegar a la cuenta de destino.

Los días hábiles para la banca son todos los días del año menos los sábados, domingos y algunos festivos bancarios. No obstante, este plazo se puede alargar según la hora de corte, que es la hora que establecen los bancos para hacer las transferencias. Si la operación se realiza después de la hora de corte se entiende que se ha hecho un día después. Por ejemplo, si la transferencia se hace un lunes por la mañana será efectiva el martes, pero si se hace a las 22h, no llegará hasta el miércoles.

Estas transferencias tienen que incluir el IBAN (Número de cuenta internacional) que es el identificador único de la cuenta. Sirve para que la operación se realice de forma automática, sin necesidad de comprobar el ordenante y el beneficiario.

Transferencias internacionales

En las transferencias internacionales el envío de dinero se hace desde la cuenta de un país a la cuenta de otro país. El tiempo que tarda depende de donde esté el banco de destino, de la divisa en la que se mande el dinero y del medio utilizado. Si la transferencia es en euros entre bancos de la zona SEPA tarda un día hábil, como una transferencia nacional. Sin embargo, si la transferencia se realiza en una moneda distinta al euro puede tardar un máximo de cuatro días hábiles.

Las transferencias a un país fuera de la zona SEPA se realizan a través del código SWIFT, que permite identificar al banco beneficiario de la transferencia. Este tipo de transferencias pueden emplear uno o más bancos intermediarios, y en el proceso los bancos involucrados pueden establecer sus propias comisiones. Cuando se trata de una transferencia internacional de países fuera de la UE el tiempo puede oscilar entre 2 y 5 días hábiles, aunque pueden llegar a tardar más.

Publicidad