Una práctica muy habitual en las familias es que los padres abran una cuenta de ahorro infantil con el objetivo de ahorrar para el futuro de sus hijos, ya sea para sus estudios o para cualquier otro propósito. Es entonces cuando surge la cuestión de cuál es la edad mínima, hasta tal punto que nos podemos preguntar si es posible abrir cuentas para bebés.

¿Son posibles las cuentas para bebés?

¿Existe una edad mínima para abrir una cuenta bancaria infantil a un niño de 5 años o a un bebé? El objetivo para ambos es el mismo: ahorrar dinero para que pueda disfrutarlo en los años venideros. Por tanto, no hay ninguna diferencia dependiendo de las edades de los pequeños.

Gestión de las cuentas para bebés

En cuanto a su gestión, como cabe esperar, corresponde al padre, madre o representante legal del menor, tal y como ocurre con cualquier cuenta bancaria infantil. Es obvio que el bebé no tiene conocimiento alguno y que es la voluntad de su madre o padre (o representantes legales) la que los ha llevado a contratar esta eficaz herramienta de ahorro para el futuro.

Por lo tanto, la gestión de esta recae en ellos hasta que el menor cumpla los 18 años y sea considerado mayor de edad. No obstante, el titular de la cuenta es el menor, tenga solo unos meses o 16 años.

Elegir la cuenta adecuada

Como hemos visto, en las cuentas de ahorro infantiles están incluidos los bebés desde que nacen. De esta manera, la labor de sus padres o representantes legales será encontrar cuál es la que más beneficios y facilidades aporta y optar por aquella que mejor vele por los intereses de los pequeños.

¿Qué documentos son necesarios?

Una vez que se ha elegido la cuenta para el bebé, hay que presentar una serie de documentos que hagan posible la contratación de la cuenta de ahorro infantil. Para ello, además de aquellos que acrediten a los gestores de la cuenta, es necesario contar con los siguientes:

  • Fotocopia del DNI, NIF o NIE del menor.
  • Fotocopia del libro de familia, sentencia judicial o del certificado del Registro Civil que acredite la representación.

¿Cómo funcionan las cuentas para bebés?

El funcionamiento de las cuentas infantiles es igual al de cualquier otra cuenta de ahorro, con la salvedad de que el titular (que es el menor) no la gestiona hasta que es mayor de edad. En el caso de la Cuenta de Ahorro Open Young, una vez que cumpla los 18 años, se convierte inmediatamente en una Cuenta de Ahorro Openbank a nombre del menor, a la que se traspasará el saldo que tenga en esa fecha. Dado que la Cuenta de Ahorro Openbank carece de medios de pago, Openbank comunicará al titular que debe iniciar el proceso, y para ello tendrá que abrir una Cuenta Corriente Open a su nombre.

En Openbank tenemos la Cuenta de Ahorro Open Young para menores de edad, perfecta para que aprendan ahorrar. En esta cuenta es posible hacer todos los ingresos que se deseen hasta que el menor llega a la mayoría de edad. Asimismo, los padres o representantes legales pueden retirar el dinero en cualquier instante. De este modo, la cuenta de ahorro infantil se equipara a otras cuentas de ahorro de Openbank.

En definitiva, las cuentas para bebés no solo son posibles, sino que suponen una excelente vía para comenzar a ahorrar dinero para el futuro de tus hijos.


Este artículo ha sido redactado sin ánimo de exhaustividad y con efectos meramente informativos, sin que el mismo suponga ningún tipo de asesoramiento o recomendación por parte de Open Bank, S.A. Para confirmar la información acuda a fuentes de información oficiales o consulte con un profesional. Open Bank, S.A. declina cualquier responsabilidad por la emisión del presente artículo.

Publicidad