Un imprevisto es aquello que sucede por sorpresa, pero que tiene consecuencias. Una avería del coche o la lavadora son imprevistos que generan unos gastos que pueden dejar temblando la cuenta bancaria. La mejor forma de prevenir un gasto imprevisto es tener un fondo de emergencias que te permita cubrir cualquier pago inesperado. ¿Cómo puedes conseguir este colchón para emergencias? Aquí te damos algunas claves.

Un fondo de emergencias es solo para imprevistos

El fondo de emergencias es el dinero que debes tener ahorrado para hacer frente a los gastos imprevistos, que son aquellos que no planificas en un presupuesto. Son diferentes de los gastos extraordinarios, como pueden ser las vacaciones de verano o la vuelta al cole en septiembre, que deben estar planificados cuando elaboras el presupuesto familiar.

Es básico saber la diferencia que existe entre un gasto imprevisto y uno extraordinario porque este fondo solo debes destinarlo a los gastos inesperados si quieres mantener una buena situación financiera.

¿Cuánto dinero debes destinar al fondo de emergencia?

Los expertos recomiendan destinar al fondo de emergencias entre 3 y 6 meses de los gastos fijos, que engloban todos los costes mensuales como la hipoteca o la cuota del alquiler, los préstamos, gastos de luz, agua, teléfono, alimentación, seguros o colegios. Si estos gastos mensuales ascienden a 1.500 €, el fondo debería tener entre 4.500 € y 9.000 €.

Otra forma de calcular el colchón de emergencia es a partir del salario, aquí se establece la cantidad en 6 meses, que en una nómina de 1.000 € sumaría 6.000 €. Estas cantidades varían según las circunstancias personales, no es lo mismo los ingresos y gastos de una familia que los de una pareja o un hogar unifamiliar.

Para conseguir este colchón necesario para cubrir los gastos imprevistos debes reservar entre el 5 % y el 10 % de los ingresos mensuales. Este porcentaje dependerá de la capacidad de ahorro que tengas según tu situación personal. Como primer paso, si tienes una nómina de 1.000 € deberías destinar al fondo de ahorro entre 50 y 100 € cada mes.

¿Cómo puedes rentabilizar el fondo de emergencia?

Es importante empezar a construir un colchón para imprevistos mes a mes, porque si no dispones de dinero ahorrado dejarás en números rojos tu cuenta o tendrás que endeudarte para pagar los imprevistos.

Una vez creado el fondo debes mantenerlo separado del resto de las cuentas de gastos e intentar rentabilizarlo con algún producto bancario. Debes buscar un producto que sea fácilmente disponible cuando lo necesites, de manera que puedas recuperarlo sin tener que pagar una penalización. También es conveniente que ofrezca rentabilidad y que no tenga riesgos.

Una cuenta de ahorro remunerada es un buen producto para depositar el fondo de emergencias porque paga intereses y tienes el dinero siempre a tu disposición. Dejar el dinero debajo del colchón para tenerlo siempre a mano no es la solución, porque ya sabes que el dinero pierde valor por efecto de la inflación, que se da en la actualidad en la mayoría de los países.

Está claro que no puedes evitar los imprevistos, pero sí puedes estar preparado para hacerles frente con tu fondo de emergencias.