Las compras online han llegado para quedarse por su sencillez, comodidad, oferta, ¿y por seguridad? También. La red tiene sus peligros pero, en términos generales, es segura. Las dos claves para evitar sustos son: comprar en páginas de confianza y utilizar formas seguras para pagar por internet.

Y es que, no es lo mismo pagar con tu tarjeta de crédito que a través de una pasarela o un TPV virtual. Estos son los métodos de pago más seguros para tus compras online:

Directamente con la tarjeta bancaria

Esta es una de las fórmulas de pago más extendidas por su comodidad y rapidez. Pagar con tarjeta es tan fácil como introducir los números de la tarjeta de débito o de crédito y confirmar la orden de pago.

A partir de ahí, la pasarela de pago que use el comercio electrónico (Stripe, Redsys, Ayden…) y la propia tarjeta pueden añadir una capa de seguridad adicional.

Por su parte, la tarjeta de crédito y/o débito puede añadir una doble capa de seguridad con un sistema de doble confirmación a través de SMS y clave de comercio electrónico seguro o el uso de un dispositivo de confianza para verificar las compras.

Con Openbank, puedes tener una Tarjeta de débito Virtual Debit gratuita que incluye el sistema de compra segura.

Servicios de pago de terceros

Otra alternativa para comprar de forma segura por internet es usar los servicios de terceros. La ventaja de esta fórmula es que no tendrás que introducir tu número de tarjeta cada vez que quieras comprar online, lo que reduce las opciones de robo de esa información.

Bizum

Bizum es uno de los sistemas de pago que más está creciendo en España entre particulares y, ahora también, en comercios. El sistema, que está integrado en la mayoría de los bancos españoles, permite el pago a través del número de móvil. Es decir, comprar y pagar directamente al número móvil del comercio, sin tener que dar ningún dato más.

Bizum es una forma segura de pagar también por internet, aunque a día de hoy no todos los eCommerce lo permiten.

Transferencia bancaria

Es un modelo de pago online en desuso que ha ido perdiendo terreno frente a la tarjeta de crédito o débito. Sin embargo, es un método muy seguro para comprar por internet. La razón es que, al pagar por transferencia, no hace falta introducir ningún tipo de dato en la página de la tienda online. Toda la operativa se haría a través de la página web del banco o de la app, que suele contar con más medidas de seguridad que un eCommerce al uso.

Estas son las cuatro formas más sencillas de intentar que tus compras online sean más seguras, a las que se pueden sumar otros modelos más tradicionales. Aunque no es habitual, puede haber tiendas que acepten el pago contra reembolso o incluso cheques. El primer sistema sigue siendo muy popular en algunas cadenas de comida a domicilio.
Además, existen otros medios de pago seguros, como por ejemplo la tarjeta prepago eCommerce de Openbank, que solo cuenta con el dinero que cargues en ella para tus compras online. Así te aseguras de que, en el peor de los casos, solo quedaría expuesto el dinero que hayas cargado en la tarjeta.


Publicidad