Con este post intentaremos dar una visión general y para todos los públicos sobre qué es Bitcoin (o sus siglas BTC), cómo funciona y por qué lleva años despertando tanto interés.

Una primera definición sobre qué es Bitcoin, extraída directamente del White Paper que dio a conocer Bitcoin, es la siguiente:

“Una versión puramente peer-to-peer (entre pares) de dinero electrónico que permite pagos online directamente desde una parte a otra sin que intermedie una institución financiera y evitando el problema del doble gasto, es decir, sin que nadie pueda gastar sus Bitcoins más de una vez.”

Mucho se ha hablado de Bitcoin desde que emergiera como “moneda” descentralizada allá por 2009, coincidiendo con el inicio de la Crisis financiera mundial. Solo tienes que buscar en internet la palabra Bitcoin para obtener un sinfín de fuentes, recursos, tutoriales, documentales, noticias y comentarios de todo tipo.

Hay que aclarar que Bitcoin es usado mayoritariamente como intercambio de valor, esto es como activo para el intercambio, aunque no es en sí misma una moneda como tal. También se utiliza para comprar bienes, aunque residualmente.

El Blockchain

Además de ese uso principal, Bitcoin también es un protocolo que permite el mencionado intercambio de valor, y es que eso que llamamos “moneda” o “criptomoneda”, no es ni más ni menos que una anotación en un libro contable o blockchain, que almacena las transacciones (emisor, receptor, importe, etc. Aquí y aquí podéis ver ejemplos de transacciones). Al mismo tiempo, también se encarga de registrarlas en una cadena de bloques que conserva los datos de la transacción sin posibilidad de que sean modificados o borrados.

Hay que tener en cuenta que toda la tecnología Bitcoin, “moneda” y protocolo, tiene un funcionamiento basado en la criptografía asimétrica. Realmente, si posees Bitcoins significa que tienes claves privadas criptográficas guardadas en tu ordenador, o en una memoria externa o incluso impresa en papel. En caso de que uses casas de cambio o exchanges, que almacenan tus criptomonedas y permiten la compra y venta de estas, las claves serán gestionadas por ellos mismos.

Estas claves permiten gastar/mover los balances de Bitcoin de la misma manera que la contraseña de tu banco te permite mover el balance de tu cuenta, con la particularidad de que no puedes ir a un cajero de la red y retirar Bitcoins de la misma forma que sacas dinero físico de tu banco y de que no necesitas un intermediario que ejecute tu orden, puesto que las transacciones son peer to peer.

Características de Bitcoin

Entrando un poco más en detalle, son tres las características esenciales que permiten la operativa de Bitcoin y que hacen que sea una tecnología tan destacable:

  • Libro contable o blockchain: como comentamos más arriba, la cadena de bloques o blockchain es un registro público común en el que se basa toda la red de Bitcoin. Todas las transacciones confirmadas se almacenan en la cadena de bloques. Por ejemplo, si María pasa 10 Bitcoins a Pablo, y una vez que se confirme que efectivamente María tiene en su balance Bitcoins suficientes, la transacción se guarda como válida en la cadena de bloques. La integridad y el orden cronológico de la cadena de bloques se llevan a cabo mediante criptografía.

  • Transacciones y claves privadas: una transacción es una transferencia de valor entre dos pares que se incluye en la cadena de bloques. Los pares guardan cada uno una clave secreta (un hash criptográfico) que es usado para firmar la transacción, para sellarla, de manera que cada transacción es única, dándonos una prueba matemática de que esta transacción viene del propietario de los Bitcoins. Esta firma también protege la operación contra alteraciones de terceros una vez realizada. Las transacciones se confirman en unos 20 minutos en la cadena de bloques a través de un proceso llamado “minado” que describiremos a continuación.

  • Minado: es el mecanismo base de confirmación de transacciones que permite incluirlas en la cadena de bloques a través de una verificación específica. Los “mineros” son máquinas (normalmente, tarjetas gráficas diseñadas para esta tarea en concreto) que a través de la resolución de complejos problemas matemáticos, confirman y empaquetan la transacción de Bitcoins en un determinado bloque que sigue una serie de estrictas reglas criptográficas junto con otras operaciones ya confirmadas. Las transacciones contenidas en un determinado bloque serán consensuadas con otros mineros. Esas estrictas reglas criptográficas evitarán que los bloques previos sean modificados.

El futuro del Bitcoin

Hacia donde vaya esta criptomoneda solo lo podremos saber con el tiempo, lo que es innegable es que ha abierto la puerta a un sinfín de criptomonedas y aplicaciones derivadas de su protocolo.