Todos sabemos que el ahorro para la jubilación debe hacerse a largo plazo, pero eso no es sinónimo de que tengamos que mantenernos en el mismo plan de pensiones durante el resto de nuestra vida. De hecho, los traspasos entre planes de pensiones son más comunes de lo que pensamos, tanto de un producto a otro de la misma gestora, como hacia un plan de otra gestora o comercializador.

No en vano, es un supuesto que contempla la normativa aplicable y que, además, traspasar un plan de pensiones no tiene implicaciones fiscales para el partícipe. Es decir, al realizar un traspaso (tanto dentro de la misma entidad, como a una externa) no existe peaje fiscal y no se tributa por ello. Hasta que el dinero no se rescata, no se paga a Hacienda.

Tampoco conlleva un coste añadido, ya que no se pagan comisiones por realizar un traspaso. En cualquier caso, la decisión de cobrar o no cobrar recae en el comercializador. Además, se trata de una operación muy sencilla, en el que la entidad se encarga de la mayor parte del proceso. Si es dentro de la misma entidad, basta con indicar el plan de pensiones al que queremos traspasar el dinero y firmar la orden. Y si es a otra gestora o comercializador, habrá que indicar los datos del plan de pensiones de origen y cuál será el plan de destino al que traspasaremos nuestros ahorros y firmar también la orden de traspaso, pero esta orden la tendremos que dar en la nueva entidad de destino, que será la que se encargará de los trámites.

¿Por qué traspasar el plan de pensiones?

Las razones para traspasar un plan de pensiones pueden ser diversas, pero conviene tener en cuenta varios aspectos en cuenta antes de tomar cualquier decisión.

Las condidiones del mercado

Uno de los motivos del cambio puede ser que la evolución del mercado no esté favoreciendo la rentabilidad de nuestro plan de pensiones y optemos por otro con una asignación de activos diferente. En este caso, cabe recordar que, cuando invertimos a largo plazo, lo más probable es que atravesemos diferentes ciclos de mercado y que, por tanto, la rentabilidad del plan atraviese periodos de cierta volatilidad. Antes de ‘traspasar’ nuestro plan debemos ser conscientes de que es posible que, a lo largo de los años, la situación se repita en otro producto. Por eso, es importante comprobar la solidez y consistencia del plan al que vamos a traspasar nuestro patrimonio.

Ciclo de vida

Otras veces, la asignación de activos de nuestro plan de pensiones deja de ser la idónea debido a nuestra evolución vital. Cuando el horizonte de la jubilación está lejano, lo suyo es invertir una mayor parte de la cartera en bolsa porque nuestro perfil permite asumir más riesgos y contamos con tiempo para recuperar las potenciales pérdidas que pudieran surgir. Por el contrario, a medida que nos acercamos a la jubilación, el peso de la renta fija debe ir acrecentándose. Para ello, en muchas ocasiones es necesario traspasar nuestro plan de pensiones a otro que se adapte mejor a nuestras circunstancias actuales.

Aprovechar una bonificación o un regalo por traspasar el plan de pensiones

Es común que las entidades financieras, sobre todo en la recta final del año, lancen ofertas para atraer a los clientes de otras entidades. En este caso, hay que tener en cuenta dos aspectos. Por un lado , en el momento de la entrega del incentivo o regalo es posible que haya que tributar. Por otro lado, en el caso de las bonificaciones, conviene prestar atención a las condiciones para acogerse a ellas, como el patrimonio mínimo que hay que traspasar, si hay que realizar aportaciones periódicas o el periodo de permanencia en la nueva entidad (que luego puede acarrearnos una penalización en caso de que queramos realizar un traspaso sin haber concluido el periodo de permanencia). Asimismo, hay que analizar bien si la cartera del plan al que vamos a traspasar nuestro ahorro se adapta correctamente a nuestro perfil de riesgo y no dejarse llevar solamente por las bonificaciones que ofrecen.

Como hemos visto, las causas para realizar un traspaso del plan de pensiones son varias, pero lo que es común a todas ellas es la sencillez, las facilidades que ofrecen las entidades, la gratuidad -salvo penalizaciones- y la posibilidad de elegir cualquier producto disponible en el mercado. Así, ahorrar para la jubilación no significa casarte toda la vida con un plan de pensiones concreto, ni con una entidad, tan solo es un compromiso de cara a tu jubilación.

¡Empieza hoy a planificar tu tranquilidad de mañana! Desde 6 € y sin comisiones adicionales, solo las que aplique la gestora del plan. Tienes más de 40 planes1 para elegir de 5 gestoras.


1 El nivel de riesgo, las comisiones y la información de cada uno de los Planes de Pensiones comercializados por Open Bank, S.A. esta detallado en el Folleto Informativo o Documento de Datos Fundamentales para el Participe (DDFP) de cada uno de los Planes de Pensiones, disponible en la ficha de cada plan en www.openbank.es que deberás leer con atención antes de la contratación.

Ten en cuenta que toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad, pérdida del capital invertido y/o el riesgo de tipo de cambio para las productos denominados en divisa distinta del €. Rentabilidades pasadas no constituyen un indicador fiable de las rentabilidades futuras.

Este artículo ha sido redactado sin ánimo de exhaustividad y con efectos meramente informativos, sin que el mismo suponga ningún tipo de asesoramiento o recomendación por parte de Open Bank, S.A. Open Bank, S.A. declina cualquier responsabilidad por la emisión del presente artículo.

Publicidad