La cultura financiera es cada vez mayor. Sin embargo, se suelen caer en varios errores recurrentes a la hora de invertir que son fáciles de evitar y que, de conseguir evitarlos, beneficiará a los resultados de tu inversión.

Los mercados son imposibles de predecir y es mejor no tomar las decisiones de inversión sobre expectativas, sino basándote en el análisis exhaustivo de las inversiones que decides tomar.

Coge papel y lápiz y descubre cómo puedes evitar algunos de los errores más comunes a la hora de invertir:

1. No diversificar el portfolio correctamente

La diversificación es una de las necesidades más importantes de un portfolio. Existen dos tipos de riesgo al realizar una inversión:

  • Riesgo específico: solo afecta a este activo. Un ejemplo seria comprar una acción y que la empresa quiebre.
  • Riesgo de mercado: afecta a todas las clases de activo en ese segmento. Si suben los tipos de interés en Estados Unidos, por ejemplo, sería lógico que todas las empresas tengan que pagar más por la deuda que han asumido y el precio del mercado en general caería.

Ejemplo de cómo puede beneficiarte la diversificación:

Caso 1

Eres el propietario de una casa y decides alquilarla para poder asumir el coste de la hipoteca y generar ingresos. El inquilino de la casa pierde su trabajo y es incapaz de pagarte. Resultado: ahora tú, como propietario, no puedes pagar la hipoteca.

Caso 2

Eres el propietario de dos casas y decides alquilarlas para poder asumir el coste de las hipotecas y generar ingresos. Uno de tus inquilinos pierde su trabajo y es incapaz de pagarte. Resultado: aunque ya no generas ingresos puedes pagar más del 50% de las hipotecas que has asumido.

2. No hacer el análisis necesario de los productos del portfolio

Al comprar un producto de inversión siempre es necesario hacer tu propio análisis antes de invertir tus ahorros por una cantidad de tiempo indefinida.

Si compras una empresa es necesario entender por qué la inversión podría generarte ingresos, aunque tu visión no sea necesariamente correcta. Es mejor invertir teniendo en mente los posibles riesgos y potenciales beneficios de la inversión.

Te indicamos dónde puedes encontrar potenciales beneficios y riesgos de una compañía:

  • Hoja de balance: Para verificar si una empresa tiene el potencial de quebrar necesitas analizar las obligaciones en la sección de pasivos. Si la empresa tiene un nivel de deuda alto, que sería incapaz de pagar en un escenario negativo de mercado, puede terminar en bancarrota. Si una empresa tiene un nivel bajo de obligaciones el potencial de riesgo de quiebra es bastante inferior.

  • Ganancias empresariales: Una de las maneras más fáciles para que una compañía incremente el valor en el que cotiza es que genere más ingresos. Si una empresa está generando cada vez más ingresos, el precio en el que cotiza subirá en consecuencia. Asimismo, si una empresa genera cada vez menos ingresos, el precio de la acción debería abaratarse reflejando los resultados negativos.

En términos muy simples. Si fueses dueño de una empresa, ¿qué preferirías?

a. Ser dueño de una empresa que cada vez genera más dinero del que te beneficias.
b. Ser dueño de una empresa que cada vez genere menos dinero o incluso pérdidas que tendrías que asumir.

3. No invertir a largo plazo

Comprar y vender tiene costes de transacción e impuestos sobre las ganancias capitales que puedes diferir. Esto lo logras al mantener tu dinero invertido en una sola inversión por la mayor cantidad de tiempo. Para lograr mantener una inversión a largo plazo, es muy importante que realices un análisis exhaustivo de la empresa. Recomendamos empezar por los reportes anuales.

4. No reconocer tus debilidades estadísticas a la hora de invertir

Los humanos tenemos la tendencia de cometer errores estadísticos a la hora de invertir. Un ejemplo es la heurística de disponibilidad (availability heuristic). Esta heurística ocurre cuando tu mente, para entender un suceso o un determinado tema, piensa en un ejemplo o una situación pasada a modo de “atajo mental” para conocer la probabilidad de que ocurra. Si solo escuchas que los mercados se caen, al pensar en los mercados lo primero que vas a pensar es que se están cayendo.

Otro error estadístico que cometemos como humanos es que, después de que los hechos hayan transcurrido, creemos que sabíamos el resultado, incluso en el caso de no tener ninguna evidencia. Si mezclas estas dos heurísticas de inversión es fácil cometer un error:

Imagínate que tienes el presentimiento de que el IBEX 35 va a subir y decides invertir sin realizar mayor análisis. Una semana después, tu presentimiento se vuelve realidad y asumes que tenías los conocimientos financieros necesarios para predecir los mercados, algo que requiere un gran nivel de comprensión de los mismos. Nuevamente, sientes un presentimiento similar e inviertes en el IBEX 35 sin ningún análisis adicional a tu presentimiento, sin embargo, esta vez la bolsa cae. En esta circunstancia, al recopilar sobre tu experiencia financiera, asumiste un riesgo por un sesgo estadístico que no eras consciente.

5. Dejarse influenciar por los demás

A la hora de invertir, muchas personas aceptan o piden consejos a los demás. La única forma de mantener tu convicción a la hora de invertir es que el análisis sea propio. Existen demasiadas variables que pueden afectar una inversión y si no entiendes los riesgos que asumes, tampoco sabrás cuando el nivel de riesgo sube o la empresa se encuentra sobrevalorada.

En el pico de la subida de precios de Bitcoin, el precio superó los 16.000€. Hoy en día, se encuentra a niveles superiores a los 6.000€. Un gran número de inversores escuchando el ruido de mercado decidió comprar y terminaron teniendo pérdidas.

6. Dejar que tus gastos te controlen

Es importante que a la hora de invertir puedas disponer del dinero de tu inversión. Si tienes que vender una inversión, debido a la necesidad, puedes estar asumiendo perdidas sobre tu inversión innecesariamente.

El secreto de ahorrar es lograr que tus activos generen suficientes ingresos para pagar tus gastos.

7. No tener un plan de ahorro estable

Para poder aumentar tu patrimonio, la clave es lograr que tus ingresos superen tus gastos. La única forma de lograr esto es con un plan de ahorro estable. Tener un flujo de ahorro es crítico, ya que cuando llegue tu oportunidad de inversión debes poder tener el capital necesario para invertir.

8. No hacer análisis de estrés

La mejor forma de invertir es con un análisis que incluya los peores y mejores escenarios de mercado.

Una forma muy común en la que puedes lograr esto es con un análisis de flujo de caja, conocido como Discounted Cash Flow Analysis (DCF Analysis). Este modelo permite conseguir el valor intrínseco de una compañía en distintos escenarios, basándote en proyecciones a futuro. Al utilizar este modelo, puedes ver qué ocurriría en los posibles escenarios, siendo una buena forma de entender los beneficios y riesgos de la inversión.

9. Asumir riesgos indebidos en momentos de resultados negativos

En momentos de pérdidas fuertes, los inversores tienden a incrementar el riesgo de sus inversiones para intentar contrarrestar sus pérdidas. Esto puede terminar en resultados negativos y es importante mantener la calma cuando estás asumiendo perdidas.

10. Asumir que puedes adivinar el sentimiento de los mercados

No es poco común que alguien nos diga que los mercados van a caer o subir sin ninguna lógica lo suficientemente coherente para tener la razón. Los mercados son imposibles de predecir y es mejor no tomar las decisiones de inversión sobre expectativas, sino basándote en el análisis exhaustivo de las inversiones que decides tomar.

Con Openbank Wealth, tengas o no conocimientos de inversión, cuentas con las mejores herramientas para invertir como los profesionales y encontrarás un espacio en función de cómo quieres invertir:

  • Tú inviertes: para que inviertas por ti mismo en acciones, fondos de inversión, planes de pensiones, ETFs y warrants.
  • Invertimos por ti: creamos tu cartera de inversión en menos de 5 minutos y la ajustamos al mercado de forma automática.

Publicidad