¿De verdad vale 33 mil millones de dólares una cadena de tiendas de videojuegos?
Difícil. Pero los que están detrás de los movimientos que han llevado a GameStop a esa capitalización bursátil, ¿creen que vale ese dinero?

Seguro que no. Y seguro que no se lo preguntan. Porque seguramente no va de eso.

Una cadena de tiendas de videojuegos físicas y online estadounidense ha sido el tema más importante en los mercados durante toda la semana pasada. Y no será por falta de temas: vacunas que llegan pero no llegan, récord de contagios, recaída del crecimiento económico en Europa, primera reunión de la Reserva Federal en EE.UU., confirmación del FMI sobre la muy diferente velocidad de las economías estadounidense y europea…

Los hechos:

  1. Las acciones de GameStop cerraban su cotización el 31 de diciembre de 2020 en 18.84 dólares por acción, el viernes pasado cerraba en 65 dólares, ha llegado a tocar 468 dólares el jueves y, a cierre del viernes, rebotó entre 300 y 320 dólares por acción.
  2. Compradores minoristas (o “amateurs”) se han organizado en WALLSTREETBETS, un foro de inversiones dentro de la red Reddit para comprar acciones de esta empresa, una de las que más apuestas bajistas (ventas en corto) concentraba por parte de hedge funds.
  3. La volatilidad del mercado, llevada por este movimiento y todo el ruido creado en torno a él, ha sufrido un rebote tan importante como el que sufrió a finales de octubre, a las puertas de las elecciones estadounidenses.

Desde un punto de vista técnico, ¿qué ha ocurrido?

Este movimiento, cómo se ha producido y cómo se va retroalimentando de manera exponencial, no es un evento inédito. Podríamos resumirlo en un flujo de compras en masa que aprieta cada vez más a los que tienen posiciones cortas (que consideran que el precio de la acción bajará). Esto se hace a través de contado (las propias acciones) o a través de derivados (opciones) provocando que los bajistas tengan que deshacer sus posiciones antes o después, perdiendo la apuesta bajista y dinero. En inglés se conoce como short squeeze (en el caso del contado) y gamma squeeze (en el caso de los derivados).

Una nueva generación de inversores desde el móvil

Sí es, en cambio, la primera vez que un movimiento en bolsa junta a tantos actores y tan distintos. Por un lado, inversores minoristas que, en masa, deciden “apostar” y lo hacen en contra de otro actor: inversores institucionales, más clásicos o habituales del centro de la actualidad bursátil. Esas inversiones individuales se canalizan en masa a través de plataformas de inversión digitales que han tenido un éxito comercial espectacular en los últimos años, haciendo bueno el gancho de democratizar las inversiones. Por otro lado, la intervención o prohibición a la libre actuación de esos inversores también ha sido un actor importante después de que esas plataformas no permitieran seguir invirtiendo en GameStop a sus clientes (censura, en opinión de unos, proteger a sus clientes de sí mismos, en opinión de otros).

Hablando de democracia, no podía faltar el poder político como un actor involucrado: popes del partido demócrata insisten en investigar ese movimiento “prohibicionista” por parte de las plataformas. Piensen en la dimensión de este evento que hasta el propio Jerome Powell fue preguntado por el fenómeno GameStop durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Reserva Federal de esta semana.

Situación sociopolítica en EE.UU.

Y, por último, un actor principal y preocupante ha sido el clima social en EE.UU. Si analizamos comentarios y arengas lanzadas en Reddit para empujar y explicar este movimiento, vemos dos cuestiones que me parecen especialmente importantes: por un lado, un claro sentimiento de venganza hacia los agentes financieros (los hedge funds que estaban cortos de GameStop) por la crisis de 2008 (habría que valorar cuántos de estos hedge funds existían en 2008 y si propiciaron aquella crisis). Por otra parte, un conflicto intergeneracional estimulado por una generación que se siente maltratada y afectada por los privilegios disfrutados por los anteriores y que no creen que ellos los vayan a disfrutar, debido a unos salarios bajos, un coste de vida alto y unas expectativas de jubilación en entredicho. Una auténtica bomba de relojería.

David y Goliat

Pero, volviendo al contexto propio de los mercados financieros, la clave está en que primero se ha dado un trasvase de poder desde los grandes hedge funds a los ciudadanos de a pie, que han tenido el coraje y la osadía de ir contra aquello que parece intocable. Hasta aquí, un guion de película digna de David y Goliat. Pero no olvidemos que todo esto puede darse la vuelta, propiciando que los fondos materialicen su pérdida, sí, pero dejando a los inversores minoristas como propietarios de una cadena de tiendas de videojuegos demasiado cara.

Los primeros, normalmente, podrán asumir esa pérdida. Los segundos, ya veremos.

Y si además quieres escuchar cómo Gonzalo Pradas, director de Openbank Wealth, analiza este caso y las repercusiones que tiene en los mercados, aquí tienes el vídeo completo del Flash de Mercados Live del pasado 3 de febrero.


La información y opiniones de la presente comunicación tienen carácter informativo y publicitario sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Open Bank, S.A. sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que, en su caso, se mencionen en la comunicación.
La información incluida en esta comunicación ha sido elaborada por el Comité de inversiones de Openbank, basándose, en algunos casos, en la información proporcionada por BlackRock® y Santander Asset Management, SGIIC, S.A., como parte de los servicios que BlackRock® presta al Comité de inversiones de Openbank. Santander Asset Management, SGIIC, S.A. y BlackRock® no se responsabilizan, ni garantizan el uso de estos datos por parte del Comité de inversiones de Openbank. Asimismo, la información puede proceder de fuentes públicas como privadas consideradas fiables, pero esto no supone una declaración o garantía explícita o implícita de su exactitud o integridad por lo que Open Bank, S.A. no acepta ninguna responsabilidad derivada del uso de la información contenida en este documento, el cual se dirige únicamente a los receptores previstos y no podrá ser reproducido, distribuido ni publicado por su receptor para ningún propósito. Open Bank, S.A. podría facilitar actualizaciones sobre esta comunicación, pero en ningún caso está obligado a hacerlo por lo que ninguna persona que tenga conocimiento de la información contenida en esta documentación puede considerarla como definitiva, dado que tiene vigencia solo para la fecha de la misma y podría estar sujeta a cambios, aclaraciones o sustituciones. Las decisiones que los clientes adopten en base a esta información y los resultados de las inversiones realizadas no serán responsabilidad de Open Bank, S.A. Asimismo, Open Bank, S.A. tampoco será responsable, en ningún caso, por las pérdidas, daños, sanciones o cualquier otro perjuicio que pudiera derivarse, directa o indirectamente, del uso de la información de la presente comunicación o de su contenido por inversores en Estados Unidos de América, Reino Unido, Japón y Canadá.
Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Nada de lo aquí contenido constituye una representación o garantía en cuanto a rendimientos futuros. Toda inversión en los mercados financieros lleva un riesgo asociado que debe ser valorado antes de realizar cualquier inversión. Entre los riesgos, cabe mencionar, a título enunciativo, pero no limitativo, riesgo de mercado, de crédito, de emisor y contrapartida, de cambio, de moneda por fluctuaciones de valor e incluso la pérdida del capital invertido. En el caso de que la información relativa a un producto, activo, servicio de inversión o índice financiero se indique en una divisa diferente a la del inversor, se advierte que podrían producirse posibles incrementos o disminuciones del rendimiento en función de cualquier fluctuación en el tipo de cambio que pudiera producirse.