Cuando hablamos de diversificar enseguida nos viene a la cabeza el dicho popular de “no poner todos los huevos en la misma cesta”. Porque si tenemos la mala suerte de que se caiga, se habrán echado todos a perder.

"No pongas todos los huevos en la misma cesta". Explora las bondades que te ofrece una buena diversificación de inversiones.

Con nuestras inversiones pasa lo mismo. Si colocas todo tu dinero en un activo, por muy buenas perspectivas que tenga, una mala noticia sobre la compañía, su mercado, nuevos competidores, innovación en la industria que la haga a la empresa obsoleta o cualquier otra circunstancia, puede provocar un auténtico desastre a tu patrimonio.
Pero antes de entrar en el terreno puramente financiero pondré otros ejemplos para ilustrar las bondades de la diversificación.

Si tienes una empresa que produce un bien, por ejemplo galletas, y trabajas en exclusiva para una gran superficie (fabricando su marca blanca) corres el riesgo de perder este gran cliente y tener que parar tu producción (con las pérdidas que eso te puede ocasionar). Sin embargo, si vendes a varios clientes (alguna gran superficie, cadenas de supermercados, pequeños comercios y vendes tu producto directamente a través de Internet), la pérdida de la gran superficie como cliente te supondrá un inconveniente, pero podrás suplirlo vendiendo más a otros clientes (quizás con descuentos por volumen).

Pero acerquémonos más al terreno de las finanzas. Imaginemos que hemos invertido en bienes inmuebles (dos pisos) para alquilarlos. Siempre será menos arriesgado buscar dos inquilinos independientes, con buena solvencia, que alquilarlos a una misma persona por muy buenas referencias que tenga. Si la situación se complica (retrasos en los pagos o cancelación del alquiler) me quedaré sin fuente de ingresos, mientras que si diversifiqué entre varios inquilinos siempre me quedará la mitad del ingreso mientras busco un nuevo inquilino.

La diversificación en los mercados financieros.

Habrás oído que cuando la bolsa americana cae, todos los mercados caen al mismo tiempo. Pero eso no es realmente así. Veamos lo que ocurrió entre los meses de octubre y diciembre de 2018. Es cierto que en el mes de octubre todos los mercados sufrieron pérdidas. Sin embargo, en el mes de diciembre, mientras los mercados de renta variable caían entre el 5 y el 10%, la renta fija subió entre un 1 y un 2%.

La relación entre los movimientos de un activo y otro se denomina correlación. Si esta es negativa, significa que mientras uno de los activos baja, el otro sube y viceversa. Y si la correlación se acerca a 1, significa que lo hacen en la misma magnitud.

En la siguiente tabla, mostramos la correlación que ha existido durante el mes de diciembre entre las distintas clases de activo. En rojo están señaladas las correlaciones negativas más altas y en verde, las positivas.

Esto muestra que si hemos combinado activos de renta fija con activos de renta variable, habremos mitigado el efecto de las caídas de las bolsas en nuestra cartera. Sin embargo, si la diversificación en las inversiones era meramente geográfica, el comportamiento es mucho más homogéneo.

Tabla elaborada por Alberto Morales a partir de datos de Thomson Reuters

En el contexto actual de los mercados, donde la volatilidad se ha incrementado de la mano de acontecimientos geopolíticos relevantes (guerra comercial EE.UU.-China, fragmentación europea, crisis financieras de mercados emergentes, etc.), tiene más atractivo que nunca construir una cartera de inversión diversificada.

¿Qué ventajas tiene la diversificación de inversiones?

La principal ventaja de la diversificación es que reduce el riesgo asumido. La correlación negativa entre las distintas clases de activo hace que una cartera diversificada tenga movimientos más suaves que una clase de activo concreto. Por tanto, sufrirá menos en las caídas.

Además, tendremos un mayor abanico de fuentes de rentabilidad. Una cartera bien diversificada obtiene rentabilidad de la evolución de distintos activos, distintos mercados, sectores, tipos de compañías, monedas, etc. Además de evitar que toda tu rentabilidad dependa de una única compañía (no poner todos los huevos en la misma cesta) te beneficiarás del auge de distintos sectores o mercados.

Estas ventajas hacen especialmente interesante construir carteras bien diversificadas y adaptadas al perfil de riesgo de cada inversor. Y en momentos como los actuales, nos permitirán estar tranquilos y no sufrir con cada movimiento del mercado.

Publicidad