Tener una cuenta bancaria es prácticamente imprescindible en la actualidad, ya que facilita la realización de muchos trámites y, en algunos casos, puede ser incluso un requisito indispensable para cobrar una beca, una nómina o una pensión. Además, permite disponer de una tarjeta de débito y/o crédito con la que hacer frente a los pagos del día a día sin necesidad de llevar dinero en efectivo. Debido a estas facilidades, muchos jóvenes se deciden a abrir su primera cuenta bancaria en cuanto se incorporan a la universidad o al mundo laboral. Pero, ¿cómo se realiza este trámite?

Aunque a priori pudiera parecer algo tedioso, no lo es en absoluto. La posibilidad de abrir una cuenta bancaria de forma online que ofrecen algunas entidades ha simplificado el proceso notablemente y sólo hay que seguir unos sencillos pasos, una vez elegida la cuenta que se desea abrir.

Distintos tipos de cuentas online

Para realizar la selección de la cuenta, lo primero que se debe saber es que existen varios tipos de cuenta y es conveniente elegir la que mejor se adapte al objetivo deseado y a las condiciones de cada persona. Los tipos de cuentas más habituales son los siguientes:

  • Cuenta corriente. El objetivo es facilitar las operaciones del día a día, como realizar compras o domiciliar recibos.
  • Cuenta nómina. Para cobrar la nómina, pensión o prestación. Es necesario haberse incorporado al mundo laboral y /o contar con algún tipo de ingreso recurrente. Esta cuenta suele permitir llevar a cabo las mismas operaciones que la cuenta corriente (pagos, recibos, etc.), pero normalmente ofrece ventajas adicionales.
  • Cuenta de ahorro. El fin de la misma es el ahorro y en algunos casos están remuneradas. Normalmente, no se suelen utilizar para los gastos y pagos diarios.

Tras seleccionar el tipo de cuenta, hay que elegir la entidad con la que abrir dicha cuenta. En este aspecto, los costes y las ventajas que ofrecen pueden ser una guía, ya que entre una entidad y otra pueden variar significativamente. En lo que respecta a las comisiones de apertura, mantenimiento y cierre, hay entidades que no cobran nada por estos conceptos. Otras de las ventajas que normalmente ofrecen son la gratuidad de una tarjeta de débito o crédito para el titular de la cuenta y poder sacar dinero en cajeros de la red bancaria o realizar transferencias sin coste adicional. También es habitual que ofrezcan descuentos en algunas marcas.

¿Qué requisitos y trámites hay que cumplir para abrir una cuenta corriente online?

Cada tipo de cuenta conlleva unos requisitos específicos. Además, estas condiciones también varían en función de la entidad. No obstante, en el caso de la cuenta corriente, los requisitos más comunes son que el titular de la misma sea mayor de edad (para los menores algunas entidades también disponen de productos específicos), estar en posesión del DNI o NIE y residir en España. Para la cuenta nómina evidentemente es necesario tener ingresos y cobrarlos en la cuenta. En ocasiones también es necesaria la domiciliación de algunos recibos.

Si la apertura de la cuenta se realiza de forma online, los trámites son simples. Generalmente, es necesario cumplimentar un formulario en el que debes introducir los datos personales y crear una cuenta con una clave de acceso. El segundo paso es verificar la identidad, que puede hacerse bien por videollamada, aportando la información identificativa de una cuenta (IBAN) en cualquier banco de la que sea titular, o también se pueden utilizar por otros canales más tradicionales, como el correo postal. Posteriormente, se firma el contrato de apertura de la cuenta, que se realiza electrónicamente. Habrá que adjuntar la documentación requerida por la entidad, como por ejemplo el DNI, e introducir una clave que se recibe por SMS en el número de teléfono que se haya facilitado. En el caso de que se quiera trasladar dinero desde otra cuenta, también habrá que facilitar el número de cuenta del otro banco.

Si la cuenta se abre en una oficina bancaria, se deberá acudir con la documentación requerida, leer y completar los formularios proporcionados y, si todo es correcto, firmarlos. La entidad te dará unas claves para que también puedas operar por internet. En ambos casos, el cliente recibirá en la dirección indicada la tarjeta de débito o crédito pasados unos días.

Publicidad