Hay muchas formas de ahorrar en los gastos del hogar y no todas funcionan igual ni son igual de efectivas. Puedes apagar las luces de las habitaciones en las que no estés y ahorrar en energía, pero es algo que tendrás que hacer cada día para que tenga un efecto en tus ahorros a largo plazo. O también, puedes revisar la tarifa contratada de luz, elegir una que se adapte a tus necesidades y ahorrar de por vida con un solo gesto.

Los trucos más efectivos para ahorrar en casa funcionan de forma similar al de la factura. Se trata de acciones que requieren un esfuerzo inicial - económico o de tiempo - y con las que después puedes ahorrar todo el año. A estas fórmulas de ahorro en el hogar se pueden sumar ciertos hábitos que ayudarán a dirigir mejor el presupuesto familiar y evitar gastos innecesarios.

Te damos los 8 trucos más efectivos para ahorrar en casa y mejorar tus finanzas personales:

Revisar la potencia contratada

Una parte de la factura de electricidad depende de la potencia contratada, ya que a más potencia, mayor coste, independientemente del consumo energético. Ten en cuenta que cada Kw de potencia adicional suma cerca de 35 euros al año a tu factura energética, según los datos ofrecidos por Selectra1.

La mayoría de los hogares españoles tienen una potencia superior a la que necesitan. Para averiguar la potencia máxima que necesitas, hay que sumar el gasto de tener todos los electrodomésticos encendidos a la vez. Por lo tanto, quienes son capaces de planificarse para no ponerlos todos en marcha al mismo tiempo necesitan menos potencia y pueden ahorrar energía en el hogar.

Elegir una tarifa eléctrica adecuada

La segunda forma de gastar menos en el hogar es tener una tarifa eléctrica adecuada. Como norma general, la discriminación horaria mediante una tarifa PVPC permite ahorrar entre un 30% y un 40% en la factura eléctrica, según Preahorro2.

Esta tarifa distingue un horario valle de 22 a 12 horas y otro horario punta de 12 a 22 horas, intervalos donde será más barato y más caro consumir. El cambio compensará simplemente con efectuar un 30% del consumo en horario valle, según recoge la OCU3.

Instalar un termostato

Un termostato permite ahorrar 120€ de media al año por una inversión que no tiene por qué superar los 30€, tal y como indica Preahorro4.

Regular la temperatura en el hogar es sinónimo de ahorro. Por cada grado que se sube la temperatura en invierno, el gasto energético aumenta entre un 5% y un 10%, por lo que también es importante tener en cuenta este punto, como recalcan desde el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE)5.

Usar electrodomésticos de bajo consumo y bombillas LED

Los aparatos eléctricos más eficientes suponen un ahorro seguro. No hace falta que cambies tu lavadora si funciona, pero sí que recuerdes que comprar un aparato más eficiente ahorrará dinero en casa a largo plazo. Como explican desde el blog de Mediamarkt, a modo de ejemplo, una nevera de clase A+++ consume un 20% más de energía que una de clase D. IDAE cifra el ahorro en más de 300€ para un periodo de 15 años con los electrodomésticos más eficientes.

Algo similar ocurre con las bombillas eficientes, solo que en este caso el retorno de la inversión es de un año. En menos de un año habrás amortizado el cambio, ya que las bombillas LED consumen entre un 70% y un 80% menos que las incandescentes y un 30% menos que las fluorescentes, según una comparativa de Business Insider España6.

Buscar ofertas y chollos

Una buena promoción puede permitir ahorrar mucho dinero en los gastos del hogar. Esto se aplica tanto a los suministros como a cualquier otro gasto de casa.

Las promociones y descuentos permiten comprar más con menos y sacar más partido al presupuesto familiar. Así podrás ajustar lo que gastas en el supermercado, por ejemplo.

En esta línea, comprar productos de temporada y proximidad también es fuente de ahorro. Y es que estos productos suelen tener precios más asequibles, además de ayudar directamente a la economía local.

Analizar el uso de internet y los datos del móvil

Con las telecomunicaciones ocurre como con la energía. Más potencia o más velocidad, en este caso, implica más gasto. La clave para ahorrar en internet es analizar qué uso haces de la conexión a internet, así como de los datos del móvil. Para quienes solo navegan y vean la televisión, tener 600 MB de velocidad o 100 MB les será indiferente, ya que con una velocidad menor van a poder seguir haciendo lo mismo y conseguirán recortar un gasto innecesario. Esto también se aplica a los datos del móvil y a la oferta de televisión contratada.

Revisar tus suscripciones

Las suscripciones automáticas son un gasto en el que rara vez se repara, pero que va minando mes a mes las finanzas del hogar. Una gran forma de ahorrar en casa de manera eficiente es revisar cuáles son estos gastos fijos recurrentes y eliminar las que ya no uses. Puedes incluso cancelar durante un mes alguna de ellas para averiguar si realmente era tan importante.

Este truco para recortar los gastos del hogar es siempre más efectivo las primeras veces que lo hagas, porque es cuando descubrirás suscripciones de las que ni siquiera te acordabas.

Evita las compras por impulso

Revisar las suscripciones es también una buena forma de detectar determinadas compras por impulso que se hicieron en su momento y se convirtieron en un gasto fijo mensual. Hay más de una fórmula para controlar este tipo de compras, pero la mayoría descansan sobre el mismo concepto: retrasar la toma de la decisión de compra. Una buena forma de hacerlo, como explican desde Preahorro, es no comprar nada que supere los 100€ sin dejar pasar un plazo de 7 días u obligarte a buscar por lo menos tres alternativas antes de comprarlo.

Por último, tampoco hay que olvidar los trucos de ahorro de toda la vida, como abrir las cortinas para aprovechar la luz, lavar en frío, ir a la compra con una lista de lo que necesitas o cerrar el grifo del agua al cepillarte los dientes. Puede que cueste un poco más ponerlos en práctica, pero todo es cuestión de adquirir ese hábito para llevar el ahorro en casa a otro nivel.

Publicidad


1Cada Kw de potencia adicional suma cerca de 35 euros al año a tu factura energética
2Una tarifa PVPC permite ahorrar entre un 30% y un 40% en la factura eléctrica
3Compensará simplemente con efectuar un 30% del consumo en horario valle
4Un termostato permite ahorrar 120 euros de media al año
5Por cada grado que se sube la temperatura en invierno, el gasto energético aumenta entre un 5% y un 10%
6Las bombillas LED consumen entre un 70 % y un 80 % menos que las incandescentes