Como ya conocemos a través de los medios de comunicación, es probable que el dinero que nos quede con la pensión de jubilación pública no sea suficiente para seguir manteniendo nuestro nivel de vida actual cuando nos jubilemos.

La pensión pública no depende del dinero que cada uno ha ido aportando a la Seguridad Social durante su vida laboral, sino que se crea con lo que cotizan los trabajadores que hay en activo en cada momento. Por poner un ejemplo: actualmente para cubrir las pensiones se necesitan 2,1 trabajadores cotizantes por jubilado. Esto quiere decir que en 12 años aproximadamente, se consume todo lo aportado para la jubilación de media. Como podemos ver, las cuentas no cuadran.

A esto hay que añadirle que cada vez vivimos más, por lo tanto recibiremos pensión durante más años, y además hay menos cotizantes ya que cada vez es más bajo el índice de natalidad.

¿Qué podemos hacer para planificar correctamente la jubilación?

Si no queremos sorpresas, lo recomendable es empezar a ahorrar cuanto antes para tener un capital ahorrado cuando llegue el momento de nuestra jubilación y así poder añadir este ahorro adicional a la pensión pública. Cuanto más largo sea el periodo de ahorro, menor será el esfuerzo necesario y mayor será la cantidad acumulada. Todo un reto, ¿verdad? ¿Y cómo lo hacemos?

Es necesario que el ahorro destinado a nuestra jubilación lo vayamos acumulando a través de una adecuada planificación. Para ello, es muy importe contar con un plan de pensiones adecuado.

Las fases para establecer un plan de cara a la jubilación.

  • Debemos hacer un análisis de nuestra situación actual: económica, personal, profesional, etc.
  • Trazar unos objetivos financieros, como por ejemplo: qué cantidad de dinero quiero conseguir para cuando llegue mi jubilación.
  • Establecer un plan de aportaciones periódicas y sistemáticas, que optimice nuestras inversiones, al producto o productos que más nos interese en cada momento.
  • Determinar una estrategia de inversión, teniendo en cuenta el largo plazo y la diversificación (no poner todos los huevos en la misma cesta), nuestras necesidades, el perfil, los ingresos y las expectativas. Hay que hacerlo de una forma disciplinada, cumpliéndolo en todo momento.
  • Posteriormente tendremos que hacer una revisión periódica anual, para ver cómo va nuestro plan de jubilación y en caso necesario, poder adaptarlo a la situación que tenemos en cada momento.

Ayúdate de un simulador para calcular el plan de jubilación que siempre soñaste.

¿Cuánto dinero necesitamos ahorrar al mes para conseguir el plan de jubilación que siempre soñaste? Descúbrelo gracias a nuestro simulador. Podrás descubrir de forma aproximada la fecha en la que te jubilarás y el importe que podrás haber ahorrado hasta ese momento, teniendo en cuenta tu nivel de ingresos actual, la edad, el régimen de cotización y los años cotizados hasta ese momento.

Los expertos recomiendan intentar ahorrar en torno a un 10% de nuestros ingresos.

Como hemos visto, parece que la solución está en empezar a ahorrar cuando antes y todo lo que podamos. Los expertos recomiendan intentar ahorrar en torno a un 10% de nuestros ingresos.

Por todo esto, podemos decir que el ahorro necesario en el momento de la jubilación será aquel que cubra el diferencial entre nuestras necesidades económicas e ingresos procedentes de la pensión pública.

Y tú, ¿ya has empezado a hacer tu plan de jubilación?

Publicidad