Un plan de pensiones es un producto de ahorro para acumular capital a largo plazo, que te permitirá complementar la pensión que recibirás cuando te jubiles.

¿Quiénes son los implicados en un plan de pensiones?

Un plan de pensiones agrupa el dinero aportado por un gran número de inversores (llamados partícipes), aportan una cantidad de dinero de forma puntual o periódica y una sociedad gestora se ocupa de administrarlo para obtener la mayor rentabilidad posible, invirtiendo en una serie de activos, como pueden ser acciones, letras, bonos, obligaciones, etc. El plan es administrado por esta sociedad gestora que es la responsable de su gestión y administración y por una entidad depositaria, que custodia los títulos y hace funciones de garantía y vigilancia.

Valor de las participaciones de un plan de pensiones

Al invertir en un plan de pensiones se obtiene un número de participaciones, las cuales diariamente tienen un precio o valor liquidativo, obtenido por la división entre el valor del patrimonio total del plan y el número de participaciones que dicho plan tiene en cada momento. El valor de la participación se moverá según varíe el valor de los activos en los que está invirtiendo.

Formas de recuperar un plan de pensiones

Podrás recuperar el dinero invertido en un plan de pensiones y la rentabilidad que él mismo genere cuando te jubiles. También puedes hacerlo antes de la jubilación en casos excepcionales, como gran invalidez, enfermedad grave o desempleo de larga duración, entre otros.

Cuando lo recuperes, tendrás 4 opciones para hacerlo:

  1. En forma de capital, es decir, todo de una sola vez.
  2. En forma de renta, mediante cobros periódicos.
  3. En forma mixta, una cantidad de una sola vez y el resto de forma periódica.
  4. En forma de pagos sin periodicidad regular, con total flexibilidad.

¿Cuáles son las ventajas de los planes de pensiones?

Las principales ventajas que tienen los planes de pensiones son:

  • Ventajas Fiscales: Las aportaciones realizadas por el partícipe en un Plan de Pensiones, incluyendo las contribuciones del promotor que le hubiesen sido imputadas en concepto de rendimiento del trabajo, podrán reducirse en la base imponible general del IRPF de dicho partícipe, con un límite de 8.000 euros anuales1. El dinero que aportes cada año no tributará a Hacienda hasta que rescates tu plan.
  • Seguridad: Las aportaciones son propiedad de los partícipes y los valores en los que invierten los Fondos de Pensiones son custodiados por las entidades Depositarias. En caso de insolvencia de la Depositaria o de la Sociedad Gestora (que es muy improbable, pues, ambas entidades están supervisadas y sometidas a requisitos de solvencia), el Fondo no se disuelve y se sustituye a la Sociedad Gestora o a la entidad Depositaria por otra entidad, sin afectar, por tanto, a la situación del partícipe.
  • Supervisión: El cumplimiento de todas las obligaciones que tienen que cumplir los fondos de pensiones, se supervisa por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP).
  • Diversificación y Control de Riesgos: Los Fondos de Pensiones, al igual que los Fondos de Inversión, han de cumplir unas estrictas normas, que establecen los activos en los que pueden invertir (activos aptos), así como los porcentajes máximos de inversión de su patrimonio según las características del activo y del emisor (diversificación). Con carácter general, la inversión en activos emitidos o avalados por un mismo emisor no puede superar el 5% del patrimonio del Fondo.
  • Transparencia: La información a recibir por los partícipes y por los beneficiarios, será la siguiente:
    • Antes de la contratación del plan: Cada participe tiene que ser informado de las características del plan de pensiones y de la cobertura que tiene, en función de sus circunstancias laborales y personales.
    • En la contratación: Los partícipes recibirán el DDFP (Documento de datos fundamentales para el partícipe), las Especificaciones del Plan y la Declaración de los principios de la política de inversión del plan. Además, los partícipes que lo soliciten recibirán un Certificado de Pertenencia al Plan.
    • Después de la contratación: Existen las siguientes obligaciones de información:
      • Información para los partícipes, sobre la evolución y situación de sus derechos económicos en el Plan.
      • Certificación de las aportaciones, directas o imputadas, realizadas en cada año natural y el valor, al final del año natural, de sus derechos consolidados en el Plan, que se remitirá anualmente a cada partícipe.
      • Información sobre la prestación y sus reversiones, las opciones de cobro, en su caso, y el grado de garantía o del riesgo de cuenta del beneficiario, que recibirá éste último, una vez producida y comunicada la contingencia.
      • Certificación sobre el valor de los derechos económicos en el Plan al final de cada año natural, que se remitirá a los beneficiarios de los Planes de Pensiones de Empleo con periodicidad al menos anual.
  • Gestión Profesional: Las Gestoras son entidades profesionales que gestionan el Fondo en beneficio de los partícipes.

Categorías de planes de pensiones

Existen distintas categorías de planes de pensiones, en función de su vocación inversora:

  • Renta Fija a corto plazo: Sólo invierten en renta fija. La duración media de la cartera será inferior o igual a 2 años.
  • Renta Fija a largo plazo: Sólo invierten en renta fija. La duración media de la cartera será superior a 2 años.
  • Renta Fija Mixta: Invierten en renta fija y en renta variable (menos del 30% de la cartera en activos de renta variable).
  • Renta Variable Mixta: Invierten en renta fija y en renta variable (entre el 30% y el 75% de la cartera en activos de renta variable).
  • Renta Variable: Invierten más del 75% de la cartera en activos de renta variable.
  • Garantizados: Son planes para los que existe garantía externa de un determinado rendimiento, otorgada por un tercero.

1Esta dedución está en proceso de cambio.