Siempre que llega enero toca planificar los nuevos propósitos. Desde el punto de vista económico, la planificación supone la creación de un presupuesto que te ayude a mejorar tu economía. Y como el 2020 ya está aquí, vamos a darte las claves para hacer un plan financiero con el objetivo de por fin aumentar tus ahorros. ¡Este año sí!

Empieza por anotar los ingresos y gastos

El punto de partida para fijar un presupuesto anual es analizar los ingresos y los gastos, para saber en qué gastas el dinero y dónde puedes reducir el gasto para tener las cuentas saneadas y conseguir ahorrar.

En los ingresos, hay que sumar a la nómina o pensión que recibes todos los meses y los ingresos por trabajos extras.

En los gastos se deben detallar tanto los gastos ordinarios (casa, suministros, compras, estudios…) como los extraordinarios (vacaciones, cumpleaños, Navidad…) a los que se suman los cargos de las tarjetas bancarias. Ten en cuenta que algunos gastos son fijos, como la hipoteca o el alquiler de la casa; otros son variables pero obligatorios como luz, teléfono, alimentación o ropa y otros son prescindibles como ocio, gimnasio o peluquería.

Ajusta los gastos a los ingresos

Una vez que has recogido los gastos e ingresos, el siguiente paso es ajustar los gastos a los ingresos, con el fin de no gastar más de lo que ingresas para evitar las deudas. Antes debes sumar todos los ingresos y restar todos los gastos, para saber si gastas más de lo que ganas o si puedes ahorrar cada mes con los ingresos y gastos que tienes.

Si el resultado es negativo, es decir, que los gastos superan a los ingresos, tendrás que reducirlos pero ¿cuáles puedes recortar? En principio, los gastos prescindibles y aquellos que realizas de forma rutinaria como el café de la mañana, son los primeros que debes eliminar. También puedes recortar gastos en los suministros buscando servicios más baratos, por ejemplo, cambiando de compañía de teléfono móvil.

Calcula el ahorro dentro del presupuesto

Si consigues equilibrar el presupuesto de forma que los ingresos superen a los gastos, el siguiente paso será aumentar el ahorro. Existe una forma fácil de ahorrar, incluyendo una cantidad como un gasto fijo obligatorio en el presupuesto. La manera de hacerlo es simple, tienes que separar a principios de mes una cantidad fija, según tu nivel de ingresos, que irá destinada al ahorro. Así a final de año habrás conseguido incrementar tus ahorros casi sin ser consciente.

Revisa el plan para ajustarlo a tus objetivos

A lo largo del año, conviene que revises el plan para ajustarlo por si se produce un desfase entre los ingresos y los gastos superior al que habías presupuestado. Igual que pueden producirse gastos imprevistos que desequilibren el presupuesto, es posible que aumenten tus ingresos por una subida de sueldo y dispongas de más capital para tus gastos o para destinarlo al ahorro.

Afortunadamente, existen muchas herramientas online y aplicaciones para ayudarte en la elaboración del presupuesto. También hay muchos trucos para ahorrar, como el reto de las 52 semanas que consiste en ahorrar de la siguiente forma: el lunes, un euro, el martes, dos euros, y así sucesivamente. De esta forma, al final de la semana tendrás 28 euros. Si continúas haciendo lo mismo las 52 semanas del año, conseguirás finalizar el año con un total de 1.456 € ahorrados.

¡Anímate! Todavía estás a tiempo de elaborar tu plan financiero para este año.

Publicidad