Aunque se reciba todos los meses junto al salario correspondiente, es habitual que muchas personas se pregunten cómo interpretar la nómina de forma correcta y si lo están haciendo bien.

Tu nómina es el resumen de tu salario y refleja, entre otras cosas, cómo se distribuye tu sueldo. Aprender a leer la nómina te ayudará a entender qué parte de tu salario se destina a cada apartado.

Además, tu nómina también puede ayudarte a ganar más dinero de una manera ágil, como sucede con la Cuenta Ahorro Bienvenida Nómina de Openbank, por ejemplo.

Códigos y conceptos que aparecen en la nómina

¿Cómo saber si tu nómina está bien generada? Empieza por conocer los conceptos y códigos que irán apareciendo a lo largo del documento. Una vez los domines, leer la nómina será tan sencillo como interpretar la relación que existe entre ellos.
Por un lado, tu nómina resume tu salario (devengos), y por otro, lo que te van restando del mismo (deducciones). Cada uno de ellos ocupa una parte específica de tu nómina.

Además, la hoja que te entrega la empresa divide tu salario según el tipo de ingreso, ya que para Hacienda y la Seguridad Social no es lo mismo tu salario base que una hora extraordinaria o el dinero que te pagan por dietas.

Vamos a analizar cómo es esta división para entender esos conceptos y saber interpretar tu nómina correctamente.

Las partes de una nómina: así se divide la información de tu sueldo

Todos estos datos de la nómina se resumen en 4 apartados:

Encabezado

La nómina es la factura que tu empresa te hace llegar mensualmente por tu trabajo. Como en cualquier factura, la primera parte de la nómina identifica al pagador y al trabajador. Ahí es donde aparecerán tus datos personales y los de la empresa.

Si tienes dudas sobre quién es tu pagador, en el encabezado de la nómina verás el CIF de la empresa y su denominación.

En tus datos podrás ver tu número de afiliación de la Seguridad Social, el grupo profesional al que perteneces y tu grupo de cotización. Estos datos determinarán después tu base de cotización a la Seguridad Social, pero sobre todo, te servirán para saber si para el Estado trabajas en lo que tú crees.

Devengos

Los devengos en la nómina hacen referencia a tu salario. Es el dinero que cobras en bruto, es decir, antes de tener que pagar la parte correspondiente al Estado. Si quieres saber cómo leer una nómina, empieza por entender cómo se dividen tus ingresos.

Así es como lo hacen los devengos salariales, que son los que se refieren a lo que pagan por el trabajo que haces, los que cotizan a la Seguridad Social y sobre los que se practican retenciones de IRPF.

  • Salario base: Se trata de la cantidad económica que cobras como base, sin ningún complemento, ni horas extra ni el salario en especie. En este caso, el convenio laboral establece el mínimo para cada tipo de sector.
  • Salario en especie: Todo lo que la empresa te paga con algo que no sea dinero, como el cheque guardería o el seguro de salud, por ejemplo.
  • Complementos salariales: Antigüedad, exclusividad, nocturnidad, comisiones por venta… Todos son complementos salariales o ingresos adicionales en función de tus responsabilidades, conocimientos o resultados.
  • Horas extraordinarias: Si has realizado horas extra, también aparecerán como un devengo en la nómina. En las deducciones de la nómina se distinguirán entre las horas extra voluntarias y forzosas.
  • Gratificaciones extraordinarias: Son las pagas extraordinarias, que puedes cobrarlas dos veces al año o prorrateadas en tu nómina. Si no tienes claro si cobras 12 o 14 pagas al año, puedes entrar en la App de Openbank y comprobarlo en los ingresos de los últimos meses.

A estos ingresos se unen los devengos no salariales de la nómina. Se trata de retribuciones que no cotizan, como los gastos que has tenido que adelantar por transporte o dietas y que la empresa te devuelve, o las indemnizaciones por traslados, por ejemplo.

Retenciones y deducciones

Es lo que marca la diferencia entre tu salario bruto y el neto que recibes en tu cuenta bancaria, como la Cuenta Nómina Open con la que no tendrás que pagar comisiones en ningún momento. En el caso de tu salario, al leer tu nómina verás más claro qué cantidad de dinero está destinada a cada concepto.

Retenciones de IRPF: Es el importe que detrae todos los meses la empresa de tu sueldo para ingresarlo en Hacienda como anticipo de la cuota del Impuesto sobre IRPF que presentarás el año siguiente. Para calcular las retenciones en la nómina se tienen en cuenta tanto tus ingresos como tu situación personal.

Cotizaciones a la Seguridad Social: Es el dinero con el que contribuyes al sistema y se divide entre las contingencias comunes, que suponen un 4,7 % del salario, y otras cotizaciones para situaciones como el desempleo (entre un 1,55 % y un 1,6 %), horas extraordinarias y formación profesional.

Liquidación

La explicación de la nómina sobre tus ingresos termina con la liquidación o líquido a percibir en tu cuenta bancaria. No es un apartado de la nómina en sí mismo, pero sirve como resumen. Si vas a leer la nómina únicamente para saber cuánto ganas cada mes, sólo tienes que ir a este apartado para comprobarlo.


Publicidad