Convertirte en propietario de una vivienda seguramente es la decisión económica más importante que tomarás en la vida. Para elegir correctamente, hay una serie de factores que debes tener en cuenta antes de comprar una casa de segunda mano.

Se trata de pequeñas precauciones especiales, como averiguar el estado de la casa y otros datos como el comportamiento de los vecinos, que no podrías averiguar al adquirir una vivienda en construcción, por ejemplo.

En este artículo, te indicamos cosas que deberías tener en cuenta antes de comprar una vivienda de segunda mano con garantías y éxito.

Comprobar el estado de la vivienda es básico

Es el primer paso para comprar una vivienda de segunda mano sin llevarte sorpresas. Te recomendamos una revisión al detalle: armarios, grifos, ventanas, remates, puertas o cierres, entre otros aspectos. Tampoco debes olvidarte de cañerías o todo lo relacionado con el sistema eléctrico. En otras palabras, abre y cierra grifos y enciende y apaga las luces de la casa.

Revisa el estado exterior del edificio

No hace falta ser arquitecto para revisar la estructura externa del inmueble en busca de desperfectos o comprobar el grado de conservación de la fachada. No solamente es importante comprobar el interior de la vivienda, sino que el estado del edificio visto desde fuera también nos ayudará a tomar la decisión correcta.

¿Cuántos años tiene la vivienda?

Entre las cosas a tener en cuenta antes de comprar una vivienda de segunda mano destaca la antigüedad de la misma. Puedes consultar esta información en el catastro, donde también averiguarás qué materiales y sistemas de construcción fueron empleados.

Ten en cuenta que cuanto más viejo sea el piso, es posible que tengas que realizar una mayor inversión en obras o arreglos posteriores.

Comprueba la orientación de la vivienda

La orientación que tenga la casa o el piso de segunda mano que pretendas comprar puede ser mejor o peor. Asimismo, debes saber que este factor influye directamente sobre el precio final y, por tanto, también en la hipoteca que solicites.

Acude al Registro de la Propiedad

Puedes obtener la nota simple sobre la vivienda que quieras comprar para verificar que el propietario es realmente quien dice ser y que no pesan cargas anteriores sobre el inmueble que te puedan sorprender posteriormente, así como los datos exactos del mismo.

Sin duda, se trata de una acción que merece la pena realizar para ganar tranquilidad antes de efectuar la transacción.

Asegúrate que la vivienda no está alquilada actualmente

Parece un consejo demasiado obvio, pero lo cierto es que se trata de un paso fundamental antes de pensar en realizar la compra de cualquier inmueble. Lógicamente, si lo está, deberás respetar ese contrato de alquiler firmado previamente.

Revisa el estado de las zonas comunes

Plaza de garaje, piscina, trastero, zonas de recreo o de juegos, instalaciones deportivas, etc. Todas estas zonas también las utilizarás en el futuro y, de nuevo, entre lo que debes saber antes de comprar una vivienda de segunda mano es en qué estado se encuentran todas ellas.

Habla con los vecinos y, de haberlos, con el conserje o el vigilante

No está de más ponerse en contacto con la comunidad de propietarios para detectar desperfectos en el piso o problemas añadidos que afecten al mismo. Pueden ser ruidos, vecinos problemáticos o defectos en las instalaciones comunes que se traducirán en futuras derramas, las cuales repercutirían en un gasto adicional inesperado.

Inspecciona la zona en distintos momentos del día

Acude hasta la zona donde esté ubicada la vivienda en diferentes fases horarias durante todo el día, incluso por la noche y algún fin de semana. Así evitarás sorpresas desagradables en el entorno cuando ya estés haciendo uso de tu nueva propiedad.

Posibles humedades en la vivienda

Las humedades son un problema recurrente que debes localizar en el proceso de compra de una vivienda usada. Un buen seguro de hogar te cubrirá frente a humedades y otros desperfectos que no hayas localizado, por lo que deberías pensar sobre la posibilidad de contar con uno para evitar futuros problemas.

Estas indicaciones para comprar una vivienda usada te ayudarán a evitar errores y caer en futuros gastos. Adquirir una casa de segunda mano puede ser más económico que comprar una nueva, sobre todo porque tendrás más capacidad de negociación con su dueño.

¿Y la hipoteca? Si la necesitas, usa un simulador de hipotecas para comprobar cuál se puede ajustar mejor a tus necesidades y la cuota que tendrías que afrontar.