Disponer de ahorros es, en muchos casos, sinónimo de tranquilidad. Sin tener en cuenta el fin para el que se quiera utilizar, prácticamente todas las personas persiguen el objetivo de ahorrar. Sin embargo, ahorrar no siempre es una labor sencilla debido a múltiples razones: bajo nivel de ingresos, muchos gastos recurrentes, imprevistos a los que hacer frente, etc. ¡Conoce algunos trucos para ahorrar dinero día a día!

Aunque resulte evidente, la clave radica en una correcta planificación financiera. No obstante, no siempre es fácil de implementar. Las finanzas personales o familiares deberían gestionarse como las cuentas de una empresa y aplicar el mantra de que los ingresos deben ser superiores a los costes para obtener beneficios. Para las personas, los ‘beneficios’ se traducen en ahorro.

Consejos sencillos para ahorrar dinero:

  • Calcular los gastos recurrentes. El coste de la vivienda, recibos, impuestos u otros pagos que se tengan que abonar. Restando la suma resultante de estos gastos a los ingresos de los que se dispone, queda una cifra que en principio se podría denominar de ‘libre disposición’.

  • Fondo para imprevistos. A menudo surgen gastos que no estaban previstos y es conveniente guardar parte de ese dinero ‘libre’ para hacer frente a este tipo de gastos.

  • Presupuesto para caprichos. Aunque es recomendable evitar gastos innecesarios, también hay que disfrutar. Contar con una cantidad asignada para ello, contribuye a controlar el gasto.

Para controlarlos mejor, algunas entidades disponen de herramientas o gestores de gastos, que permiten categorizarlos y compararlos con otros periodos. Esto facilita tener un mayor conocimiento de cómo evolucionan las finanzas personales. Al igual que sucede con los agregadores financieros, a través de los cuales se dispone de la toda la información en un solo lugar, aunque las cuentas o productos estén contratados en diferentes entidades, permitiendo ver de un vistazo la posición financiera global.

Objetivo de ahorro. Otra parte se debe ahorrar para el objetivo marcado, como puede ser una vivienda o la jubilación. Para ahorrar una parte de tu dinero los expertos recomiendan fijar la cifra que se quiere alcanzar y definir el modo en que se va a conseguir, es decir, la cuantía y periodicidad del ahorro, por ejemplo, 50 € al mes.

Inversión. Una vía para aumentar el ahorro es invertir una parte, esto es, ponerlo a trabajar para obtener rendimientos. Es recomendable ser conscientes de cuánto riesgo estamos dispuestos a asumir, es decir conocer qué tipo de inversor eres, y durante cuánto tiempo queremos mantener nuestra inversión antes de decidir el producto y/o activo donde se va a invertir. Y, por supuesto, diversificar la inversión.

Cómo aprender a ahorrar: adquirir el hábito desde niños

Estas pautas, además de ayudar a aumentar el ahorro, también permitirán que los adultos desarrollen este hábito. No obstante, lo idóneo es que los niños sean conscientes de esta necesidad y cuenten con este hábito desde edades tempranas a través de vías más lúdicas.

Por ejemplo, que tengan una hucha transparente en la que introduzcan una parte de su paga. De esta manera pueden ver cómo crece su capital a medida que ingresan el dinero. Otra opción es marcarles un objetivo, como adquirir una videoconsola. Conviene que, especialmente al inicio, las metas sean asequibles y alcanzables en un periodo relativamente breve (ambas variables deben ampliarse paulatinamente) de forma que no se frustren y abandonen la tarea antes de lograrla.

Openbank ofrece una Tarjeta Prepago y una app pensadas para que desde muy jóvenes aprendan a administrar su propio dinero y a adquirir hábitos de ahorro.

En definitiva, aunque la capacidad de ahorro depende del nivel de ingresos y gastos, conociendo algunos tips para ahorrar dinero, conseguirlo es una cuestión de hábitos, así que cuanto antes se alcancen, mejor. No obstante, aquí también cabe aplicar el conocido refrán que dice que “nunca es tarde si la dicha es buena”.

Publicidad