La desaparición del dinero en efectivo se vaticinaba hace años sustituido por las tarjetas y el pago por móvil. Sin embargo, seguimos llevando dinero efectivo en la cartera para pagar las compras menores y no se prevé que desaparezca en el futuro inmediato.

La realidad de los datos contradice la idea de que el dinero en efectivo esté en proceso de ser sustituido por el dinero virtual. Una encuesta del Banco de España confirma que el 53 % de los españoles prefiere el efectivo mientras que el 43 % muestra preferencia por el uso de la tarjeta1. Sin embargo, la preferencia por este último está disminuyendo dado que en 2014 alcanzaba cerca del 80 %2.

¿Cuánto y cuándo usamos el dinero en efectivo?

La media de dinero que llevamos los españoles en la cartera son 50 €, la mitad que los alemanes (103 €) y poco más que los franceses (32 €), según el Banco Central Europeo, que destaca que el 87 % de los españoles realiza transacciones en efectivo3. Con ese dinero en la cartera no es extraño que el 84% de los pagos que hacemos en metálico sean por un importe menor de 50 €, según un estudio de Global Exchange4.

Pagamos con dinero en efectivo las compras en las tiendas de barrio y el gasto de cafeterías y bares, mientras que en los supermercados, los restaurantes y las gasolineras, cada vez se recurre más a la tarjeta para pagar.

Sin embargo, cuando las compras son por un precio más alto usamos las tarjetas, aunque aquí también hay diferencias de uso. El 23,9 % prefiere pagar las compras cotidianas con la tarjeta de débito, el 16,6 % se inclina por la tarjeta de crédito, el 10,1 % utiliza los pagos online y el 5,2 % la tarjeta de prepago5.

¿Podríamos vivir sin dinero en efectivo?

Vivir en una sociedad sin dinero en efectivo tendría algunas ventajas, por ejemplo, habría un mayor control de la economía sumergida y de la evasión de impuestos. De momento, el Banco Central Europeo ha comenzado a retirar los billetes de 500 € en la zona euro para evitar su uso en actividades ilícitas y en España se limita el importe de los pagos en efectivo en algunas operaciones para luchar contra el fraude.

Sin embargo, en países como Suecia, Noruega y Dinamarca, Finlandia y Holanda se ha avanzado más en el objetivo de prescindir del dinero en efectivo. Desde hace años se desarrollan campañas gubernamentales para promocionar el uso de sistemas de pagos digitales, aunque en ningún país ha desaparecido por completo el dinero.

En estos países es difícil encontrar un comercio donde acepten monedas o billetes para pagar la compra e incluso limitan la retirada de efectivo de las sucursales bancarias. Suecia se ha proclamado como el país con menos efectivo del planeta pues solo el 1% de los pagos se realizan con billetes y monedas6.

En España, el desarrollo del comercio online ha impulsado el uso de las tarjetas como sistema de pago, pero la creación de sistemas integrados en las aplicaciones de los bancos como Bizum, que permite pagar pequeñas cantidades entre particulares, está ganando terreno poco a poco al efectivo. Con estas aplicaciones es posible pagar cuenta a cuenta a través del móvil de forma segura y casi instantánea.

1 y 2 Encuesta Nacional sobre el efectivo del Banco de España

3 Los españoles prefieren pagar en efectivo y llevan 50 euros en la cartera

4 y 5 El 44,2% de españoles usa el efectivo como primer medio de pago

6 ¿Por qué la sociedad sin dinero en efectivo de Suecia ya no es una utopía?