Las finanzas son parte de nuestra vida diaria, como demuestra el hecho de que la gestión del presupuesto familiar sea fundamental. Por ello, cuanto antes aprendan los niños el valor del dinero y los conceptos básicos financieros, más fácil será que interioricen sus dinámicas. Una manera de que aprendan prácticamente sin darse cuenta es a través de los juegos que existen en el mercado, ya que se adaptan a la edad y gustos de los niños.

Los clásicos juegos de mesa

  • Si tuviéramos que pensar en el juego financiero por excelencia, la mayoría diríamos sin duda el Monopoly. Este juego basado en la compraventa de inmuebles, cuyo objetivo es poseer todas las propiedades del tablero sin caer en bancarrota tiene también disponible una versión junior, en la que los niños podrán aprender a pagar impuestos o lo que cuesta construir un hotel.
  • También vinculado al mercado inmobiliario, el juego Hotel, centrado en la edificación de hoteles y su puesta en funcionamiento, y en que tus rivales no te arruinen.
  • Catán Junior. Los jugadores tienen que construir barcos y guaridas de piratas con los materiales que producen los terrenos. En el juego, cada isla genera un recurso específico: madera, cabras, melaza o espadas, que los jugadores deben usar (comerciar con ellos) para extender sus dominios.
  • Cashflow 101. El autor del conocido libro Padre Rico, Padre Pobre, Robert Kiyosaki, lanzó este juego a mediados de los años noventa en el que el objetivo es lograr la libertad financiera (concepto que explica en dicho libro) y posteriormente creó una versión para niños.

Más modernos y hechos ‘ad hoc’ para la causa

  • Circuito Financiero. Creado por el portal Finanzas para Todos, se trata de un tablero en el que hay que ir afrontando retos de ahorro o aprendiendo a utilizar los medios de pago u obtener financiación.
  • 1920 Wall Street. Este juego para niños más mayores, está ambientado en la bolsa de Nueva York y en la explosión que tuvo lugar en el parqué en abril de 1920. Se basa en la adquisición de acciones.
  • Moneyland. Fue creado por el español Juan Marín Pozo a través de un crowfunding y el objetivo del juego es aprender a gestionar las finanzas personales, la importancia del ahorro para cuando llega una crisis y el valor de la independencia financiera.
  • Ethica. Para los que apuestan por las finanzas sostenibles, Ethica es la mejor opción, ya que a través del mismo se intenta concienciar del impacto medioambiental y social de las inversiones y las finanzas. Aunque es a partir de 15 años.

Adaptaciones financieras

  • Pasapalabra. El rosco más famoso de la televisión también tiene adaptación financiera y además permite adecuar los conceptos a la edad de los niños.
  • Crucigramas. Lo mismo sucede con crucigramas y sopas de letras, que permiten adaptarse a los conocimientos de los pequeños y hacerlo de una manera divertida.

Este tipo de juegos demuestran que las finanzas no tienen por qué ser necesariamente aburridas y que son compatibles con el entretenimiento de los niños y permiten compartir tiempo en ellos, al mismo tiempo que se les enseñan conceptos que serán fundamentales para su futuro.