Hay términos tan parecidos que es habitual usarlos como sinónimos cuando en realidad no lo son. Eso es precisamente lo que ocurre con los traspasos y las transferencias bancarias. Son similares, pero distintos.

¿Cuál es la diferencia entre un traspaso y una transferencia? Las dos acciones se refieren a enviar dinero de una cuenta a otra. Lo que las diferencia es, básicamente, el destino del capital que se envía desde la cuenta corriente.

Qué es un traspaso

Es un movimiento entre cuentas dentro de un mismo banco y con un mismo titular. De hecho, a veces también se denomina transferencia interna.

A modo de ejemplo, un traspaso es lo que harías con un sistema de ahorro automático en el que recibes tu salario en tu Cuenta Nómina Open y lo envías a tu Cuenta de Ahorro Openbank, que es donde vas creando tu colchón de emergencia.

Qué es una transferencia

Una transferencia bancaria también supone el envío de dinero de una cuenta a otra. La diferencia con un traspaso es que las transferencias se realizan entre entidades diferentes y, normalmente, con titulares distintos.

Dependiendo del destino, hay transferencias nacionales e internacionales. Las primeras son más rápidas y, dependiendo del banco, pueden cobrar o no comisiones. Con Openbank no tienes que preocuparte, las transferencias ordinarias nacionales e internacionales a países de la Unión Europea son gratis.

¿En qué se diferencian ambos movimientos bancarios?

La cuenta de destino no es la única distinción entre un traspaso y una transferencia. Hay otros pequeños detalles que también las hacen diferentes:

  • Los traspasos no suelen aplicar comisiones, pero en el caso de las transferencias es más habitual que las haya. Si eres cliente de Openbank puedes olvidarte de ellas. Los traspasos entre cuentas y las transferencias ordinarias dentro de la Unión Europea, conocidas como SEPA, son totalmente gratis.

  • En un traspaso el dinero llega a la cuenta de forma inmediata, algo que no siempre sucede con las transferencias. Para las transferencias SEPA el plazo puede ser de hasta 4 días hábiles, pero lo más habitual es que los fondos lleguen en uno o dos días. Además, si necesitas que lleguen al momento, puedes optar por una transferencia inmediata, aunque estas pueden tener un coste. ¿Y las internacionales? Es este caso el plazo va desde los dos hasta los cinco días.

  • Otra diferencia es que las transferencias se pueden hacer con dinero en efectivo, algo que no es posible con un traspaso.

  • Las nuevas tecnologías han mejorado las transferencias, que ahora pueden hacerse a través de varios medios gracias a la banca electrónica. El mejor ejemplo son las transferencias de móvil a móvil. Para hacerlas, solo tienes que activar Bizum a través de la App de Openbank y podrás enviar dinero a cualquier contacto de tu móvil al instante.

Como ves, aunque son muy similares, hay pequeños detalles que diferencian un traspaso de una transferencia y es importante tenerlos en cuenta a la hora de elegir cómo mover dinero de una cuenta a otra.


Publicidad