Con tu dinero, la seguridad siempre es lo primero. Y, en el caso de las cuentas bancarias, los dígitos de control son la primera medida de seguridad. Su misión es la de identificar y verificar el Código de Cuenta Cliente (CCC) de tu cuenta.

¿Dónde se encuentran los dígitos de control de tu CCC?

Cada cuenta corriente tiene dos dígitos de control, que ocupan las posiciones 9 y 10 de los 20 números que componen el CCC. En otras palabras, forman parte íntegra del código de cuenta cliente.

De hecho, se calculan mediante un algoritmo matemático utilizando el resto de los números de tu cuenta corriente, cuya representación clásica sería: EEEE 0000 DD NNNNNNNNNN, donde:

  • EEEE: es el código de la entidad, que sirve para identificar al banco. Los dos primeros dígitos sirven para distinguir el tipo de entidad financiera y los dos siguientes para reconocer el banco concreto. Por si tenías dudas, el código de entidad de Openbank es 0073.
  • 0000: son el código de oficina y sirven para identificar la sucursal donde se abrió la cuenta corriente o la cuenta de ahorro.
  • DD: son los dígitos de control. Su función es controlar y asegurar la veracidad de todo el código de cuenta.
  • NNNNNNNN: es el número de cuenta del cliente. Este sí que es un número único. Ninguna otra cuenta de tu banco tendrá esa misma numeración.

Que los dígitos de control estén en el centro del Código de Cuenta Cliente no es casualidad. La forma en la que se calculan tiene mucho que ver.

Cómo se calculan los códigos de control de tu cuenta bancaria

Los dígitos de control son el resultado de aplicar un algoritmo sobre el resto de los números de la cuenta. Para calcular el primer dígito se usan los siete primeros números del CCC con los datos de la entidad y para el segundo, los 10 últimos, los referidos a tu número de cuenta.

El cálculo en sí mismo es bastante complejo. Por si te interesa, así es como se hace:

Cálculo del primero dígito de control

Se toma el código de la entidad y de izquierda a derecha, se realiza la siguiente operación:

  • La primera cifra de la entidad se multiplica por 4.
  • La segunda cifra de la entidad se multiplica por 8.
  • La tercera cifra de la entidad se multiplica por 5.
  • La cuarta cifra de la entidad se multiplica por 10.

Se toma el código de oficina y se realiza la siguiente operación de izquierda a derecha:

  • La primera cifra de la entidad se multiplica por 9.
  • La segunda cifra de la entidad se multiplica por 7.
  • La tercera cifra de la entidad se multiplica por 3.
  • La cuarta cifra de la entidad se multiplica por 6.

Después, se suman todos los números y se divide entre 11, quedándonos con el resto de la división. A 11 le quitamos el resto y dará como resultado el código de control. En caso de que el resultado sea 10, el dígito a utilizar será el 1.

Cálculo del segundo dígito de control

De izquierda a derecha, también tendrás que multiplicar los diez dígitos del número de cuenta.

  • La primera cifra de la cuenta se multiplica por 1.
  • La segunda cifra de la cuenta se multiplica por 2.
  • La tercera cifra de la cuenta se multiplica por 4.
  • La cuarta cifra de la cuenta se multiplica por 8.
  • La quinta cifra de la cuenta se multiplica por 5.
  • La sexta cifra de la cuenta se multiplica por 10.
  • La séptima cifra de la cuenta se multiplica por 9.
  • La octava cifra de la cuenta se multiplica por 7.
  • La novena cifra de la cuenta se multiplica por 3.
  • La décima cifra de la cuenta se multiplica por 6.

A continuación, hay que sumar todos los números y dividirlo de nuevo entre 11. El resto de la división se restará a 11 y eso dará el segundo número de cuenta.

Así es como se calculan los dígitos de control y precisamente por eso sirven para identificar tu cuenta y no otra.