En los últimos meses, hay un término que cada vez suena con mayor fuerza en los medios de comunicación cuando se alude a la situación económica: estanflación. Un vocablo que no se utilizaba desde hacía tiempo y que alude a un contexto poco halagüeño, económicamente hablando, según se desprende de su propia definición. No en vano, según la Real Academia Española, la palabra estanflación significa1 "situación de estancamiento económico, con aumento de paro y de la inflación". Es decir, la economía no crece, pero los precios suben.

Los "culpables" de que este término haya regresado a la escena pública han sido algunos datos macroeconómicos tanto de los últimos meses, como recientes. Actualmente, la inflación de la zona euro alcanzó en marzo de 2022 el 7,5 % frente al 5,9 % de febrero de 2022, según los datos adelantados de Eurostat2; asimismo, el BCE (Banco Central Europeo) ha revisado a la baja3 (un 0,5 %) las previsiones de crecimiento hasta situarlas en el 3,7 % para 2022 "debido principalmente al impacto de la crisis de Ucrania en los precios de la energía, la confianza y el comercio". No obstante, los datos de empleo se mantuvieron estables en febrero y la tasa de desempleo de la eurozona se redujo ligeramente hasta el 6,8 % frente al 6,9 % de enero, según las cifras de Eurostat4. Y algo similar sucede en Estados Unidos, donde la inflación se situó en el 7,9 % en febrero5, la Reserva Federal recortó las previsiones de crecimiento del PIB para 2022 del 4 % al 2,8 %6, sin embargo, la tasa de desempleo se redujo hasta el 3,6 % en marzo7.

Su origen se remonta a los años 60

El origen del término estanflación se remonta a la década de 1960, durante una época de tensión económica en el Reino Unido, cuando fue utilizado por primera vez por el político Iain Macleod mientras hablaba en la Cámara de los Comunes8. Hablando de inflación por un lado y de estancamiento por otro, lo llamó "situación de estancamiento".

No obstante, y afortunadamente, la combinación de datos macro a la que hace referencia la palabra estanflación es poco habitual. La última vez que la experimentamos fue tras la crisis del petróleo de 1973, cuando el castigo del mundo árabe a los partidarios de Israel en la guerra del Yom Kippur hizo que el precio de la energía se disparara y la economía se paralizara, según Fidelity9.

"La última vez que Estados Unidos se enfrentó a un periodo importante de estanflación fue en los años 70", corroboran desde JPMorgan10. "En los años 70, hubo un shock negativo de la oferta petrolera: la OPEP copó el mercado de petróleo e instituyó un embargo, haciendo que se dispararan los precios reales del petróleo un 150 % a finales de 1973. En 1979 el mercado recibió un segundo golpe, como consecuencia de la crisis de los rehenes en Irán, lo que hizo subir los precios reales del petróleo otro 130 %, aproximadamente", subrayan.

Sin embargo, no existen unos parámetros concretos para medir cuándo se puede considerar que una economía se encuentra en periodo de estanflación, según apuntan desde Schroders11. "No existe una definición universalmente aceptada de qué nivel de crecimiento e inflación constituye un periodo de estanflación", explican. De ahí que los expertos no se pongan de acuerdo en si la economía entrará o no en un periodo de estanflación próximamente, aunque el término se haya hecho hueco en gran parte de las noticias económicas.


Publicado el 26 de abril de 2022

1Estanflación | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE - ASALE
2Euro area annual inflation up to 7.5 % - Products Euro Indicators - Eurostat (europa.eu)
3ECB staff macroeconomic projections for the euro area, March 2022 (europa.eu)
4Euro area unemployment
5Consumer Price Index - February 2022 (bls.gov)
6Summary of Economic Projections
7The Employment Situation - March 2022 (bls.gov)
8Economic Affairs - Hansard - UK Parliament
9Stagflation is here - make sure it doesn’t eat into your investments (fidelity.co.uk)
10La estanflación no arruinará la economía de nuevo | J.P. Morgan Private Bank (jpmorgan.com)
11¿Qué es la estanflación y cómo afecta a la rentabilidad de las inversiones? - Inversores particulares - Schroders