¿Te has planteado alguna vez si la firma electrónica y la firma digital son cosas diferentes? Es posible que hayas utilizado ambos conceptos como sinónimos, pero la realidad es que tanto su tecnología como sus utilidades son distintas. De hecho, la firma digital es una parte de la firma electrónica avanzada. A continuación, te contamos qué son exactamente.

¿Qué es la firma electrónica?

Se trata de un concepto legal muy amplio que sirve para dar fe de la voluntad del firmante. En otras palabras, es una forma de validación de una persona física cuando utiliza medios electrónicos. Por tanto, es el reflejo de tu voluntad para firmar.

Un ejemplo de firma electrónica serían las contraseñas para aceptar una operación bancaria o un pago con tu tarjeta de crédito.

Al tener valor legal, la firma electrónica puede aplicarse a la firma de determinados tipos de contratos, como los de seguros, alquileres o compraventas. Por este motivo, es la forma más utilizada para demostrar la autenticidad de un documento y que las dos partes lo han aceptado. Existen más de un tipo de firmas electrónicas en función del grado de seguridad. Los Servicios de Confianza para las Transacciones Electrónicas (eIDAS) distinguen tres modalidades:

  • Firma electrónica simple o básica (SES)
  • Firma electrónica o digital avanzada (AES)
  • Firma digital cualificada (QES)

¿Qué es la firma digital?

La firma digital es un tipo de firma electrónica que se caracteriza por utilizar algoritmos criptográficos. Estos algoritmos añaden una capa adicional de seguridad sobre la firma electrónica simple. Para ello, utiliza una serie de caracteres que suma al final del documento para mostrar su validez y aumentar su seguridad.

El proceso básico de la firma digital necesita la existencia de un certificado digital que valida la firma e identidad del emisor y después del receptor. Así es como funciona:

  • Se emite un documento al que se aplica el certificado digital para identificar al emisor.
  • La aplicación digital que se usa para la firma realiza un resumen del documento que no puede ser modificado, ya que en caso de hacerlo se modificaría también este resumen.
  • La aplicación utiliza la clave privada para codificar el resumen.
  • Después, la aplicación crea otro documento electrónico que contiene ese resumen codificado y que es la firma electrónica avanzada, que es la que utiliza la firma digital.

¿Cuál es la diferencia entre una firma digital y una firma electrónica?

Desde el punto de vista tecnológico:

  • La firma digital está basada en criptografía. Al incluir la firma digital te aseguras de que el documento está bloqueado y protegido ante cambios. Con la firma electrónica no tiene por qué ser así.
  • La firma electrónica no hace referencia a los métodos criptográficos que usa. Su naturaleza es legal y otorga a la firma validez jurídica.

En resumen, la firma electrónica es un paso de la firma digital, pero el objetivo de esta última no es tan solo el de dar fe de un acto de voluntad con validez legal, sino también el de encriptar un documento para evitar una suplantación de identidad.