Teniendo en cuanta la situación actual, la visión del Comité de Inversiones de Openbank se puede resumir en 3 puntos clave:

  1. La inflación debería llegar a su máximo próximamente.
  2. No esperamos una recesión, aunque sí menor crecimiento que el año pasado.
  3. Se mantendrá la volatilidad durante las próximas semanas y nuestras carteras están bien posicionadas para ello.

Seguimos en un momento de estrés de mercado, de alta volatilidad y sin grandes cambios macroeconómicos, en el que vemos un comportamiento irracional, dominado por el pánico, y ventas en masa por parte de algunos inversores.

Sin embargo, no es la primera vez que los mercados financieros viven esta situación. Y no será la última. La volatilidad es parte intrínseca de los mercados financieros, estamos preparados para gestionarla y también para seguir aprovechando oportunidades que puedan aparecer y que nos permitan añadir valor en el medio y largo plazo.

Nuestra metodología de inversión se basa en la gestión del riesgo: definimos qué nivel de volatilidad queremos consumir en cada momento para luego distribuir ese nivel entre las diferentes fuentes de rentabilidad que tenemos a nuestra disposición. Esta forma de inversión, en comparación con otras más tradicionales basadas en rangos de exposición a Renta Fija o bolsa, nos permite ser más flexibles y ágiles en momentos de mercado como el actual.

Por eso, aun sufriendo pérdidas en lo que va de año, estamos logrando que nuestras estrategias más defensivas tengan menores caídas que los principales índices de renta fija y suficientes "palancas" (hasta 23 activos distintos en este momento) para recuperar cuando termine esta situación de miedo irracional.

Creemos que la inflación debería llegar a su máximo pronto, permitiendo a los bancos centrales levantar el pie del freno (subidas de tipos de interés) y que las dudas sobre la posibilidad de entrar en recesión se reduzcan (desde nuestro punto de vista creemos que no vamos a entrar en recesión en los próximos 12 meses).

Esta tendencia hacia una ralentización de la inflación permitirá mantener el crecimiento económico (aunque a un ritmo inferior que en 2021) y llevará la Renta Variable a una senda de comportamiento positivo.

Debido a esta visión de mercados, nuestras estrategias mantienen un posicionamiento que desde hace tres semanas no ha cambiado de manera relevante y que se basa en un presupuesto de riesgo muy reducido y una mayor diversificación.

De manera táctica, hemos retirado la sobreexposición a deuda china para seguir incrementado la exposición a deuda pública, esta vez de EE. UU.

¿Por qué en una situación así mantenemos y hasta incrementamos la posición en bonos de gobierno? Las grandes ventas en masa de este año, derivadas del pánico y de una gestión y disciplina insuficiente de algunos inversores, han hecho que, en apenas 6 meses, el mercado replique todo el movimiento de subidas en los tipos de interés de mercado que ya se dio entre 2003 y 2007 o entre 2018 y 20191.

Creemos que esto es algo exagerado y agresivo, ya que los niveles de tipos de interés que descuenta el mercado son todas las subidas de tipos previstas en este ciclo por los bancos centrales y, por tanto, que podemos tener rentabilidad positiva en estos bonos, que han alcanzado un nivel que puede ser una protección más que suficiente ante la ralentización del crecimiento y que actúen como ancla en una cartera diversificada.

En una situación como la que estamos viviendo, es clave mantener la calma, no hacer pronósticos extremos basados en el pasado más reciente y tener clara cuál es la situación real y racional, buscando soluciones sencillas, pero muy importantes, como no tomar decisiones basadas en el pánico.

Vender ante momentos de shock no ha funcionado en el pasado, no funciona empíricamente y no es una posibilidad en este momento para nosotros. Tampoco lo hicimos en 2018 durante las tensiones entre EE. UU. y China, ni en 2020 en pleno impacto de la COVID-19.

Tratar de "adivinar" el momento exacto para salir o entrar en los mercados no funciona. Sin embargo, históricamente sí ha funcionado mantener el foco en el análisis riguroso y racional de la situación macroeconómica y de los mercados, basar todas las decisiones de inversión en el presupuesto de riesgo a consumir y recordar claramente el horizonte temporal de la inversión y de nuestra gestión.

Seguiremos informándote de la última hora de los mercados y de las medidas que tomemos en las estrategias del servicio de inversión automatizada Roboadvisor.

Y ahora, puedes empezar a construir tu plan de futuro y sumarle el 1 % de lo que inviertas (hasta 1.000 €), si contratas el con el servicio de inversión automatizada Roboadvisor antes del 31 de julio de 2022 (incluido)2.

Gracias por tu confianza.

Recuerda que puedes hacer el seguimiento de tu cartera desde la app y web o, si lo prefieres, puedes llamar a nuestros especialistas en inversiones que están informados en todo momento de la situación del mercado y de las decisiones de nuestro Comité de Inversiones, en el 91 177 33 16 o el 900 10 29 38, de lunes a viernes de 8:00 a 20:00.

Para más información sobre nuestras estrategias y rentabilidad, haz clic aquí.

Toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad y/o pérdida del principal invertido.


1Fuente Eikon Refinitiv Mayo 2022.
2Para el abono, se tendrá en cuenta el importe total invertido en el servicio Roboadvisor entre el 4 de abril de 2022 y el 31 de julio de 2022. En necesario mantener el 50% de la inversión durante 12 meses desde la fecha de ingreso de ingreso del incentivo. El incentivo constituye un rendimiento del capital mobiliario dinerario, sometido a retención al tipo del 19 %, que será practicado por el Banco conforme a la normativa fiscal aplicable. Dicha retención no se le repercutirá al cliente. El cliente deberá declarar el valor del incentivo recibido más la retención no repercutida en la base imponible del ahorro de su IRPF. Por otro lado, tendrá derecho a la deducción de la retención en su declaración del IRPF.

La información no tiene intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Open Bank, S.A. sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que, en su caso, se mencionen en la comunicación.

La información incluida en esta comunicación ha sido elaborada por el Comité de inversiones de Openbank, basándose, en algunos casos, en la información proporcionada por BlackRock® y Santander Asset Management, SGIIC, S.A., como parte de los servicios que BlackRock® presta al Comité de inversiones de Openbank. Santander Asset Management, SGIIC, S.A. y BlackRock® no se responsabilizan, ni garantizan el uso de estos datos por parte del Comité de inversiones de Openbank. Asimismo, la información puede proceder de fuentes públicas como privadas consideradas fiables, pero esto no supone una declaración o garantía explícita o implícita de su exactitud o integridad por lo que Open Bank, S.A. no acepta ninguna responsabilidad derivada del uso de la información contenida en este documento, el cual se dirige únicamente a los receptores previstos y no podrá ser reproducido, distribuido ni publicado por su receptor para ningún propósito. Open Bank, S.A. podría facilitar actualizaciones sobre esta comunicación, pero en ningún caso está obligado a hacerlo por lo que ninguna persona que tenga conocimiento de la información contenida en esta documentación puede considerarla como definitiva, dado que tiene vigencia solo para la fecha de la misma y podría estar sujeta a cambios, aclaraciones o sustituciones. Las decisiones que los clientes adopten en base a esta información y los resultados de las inversiones realizadas no serán responsabilidad de Open Bank, S.A. Asimismo, Open Bank, S.A. tampoco será responsable, en ningún caso, por las pérdidas, daños, sanciones o cualquier otro perjuicio que pudiera derivarse, directa o indirectamente, del uso de la información de la presente comunicación o de su contenido por inversores en Estados Unidos de América, Reino Unido, Japón y Canadá.

Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Nada de lo aquí contenido constituye una representación o garantía en cuanto a rendimientos futuros. Toda inversión en los mercados financieros lleva un riesgo asociado que debe ser valorado antes de realizar cualquier inversión. Entre los riesgos, cabe mencionar, a título enunciativo, pero no limitativo, riesgo de mercado, de crédito, de emisor y contrapartida, de cambio, de moneda por fluctuaciones de valor e incluso la pérdida del capital invertido. En el caso de que la información relativa a un producto, activo, servicio de inversión o índice financiero se indique en una divisa diferente a la del inversor, se advierte que podrían producirse posibles incrementos o disminuciones del rendimiento en función de cualquier fluctuación en el tipo de cambio que pudiera producirse.

Si necesitas contactar con Openbank envía tu consulta a ayuda@openbank.es.

Publicidad