El navegador web de Microsoft, que nos ha acompañado a tantos durante décadas, tiene los días contados. En concreto, hasta el próximo 17 de agosto de 2021. A partir de ese día, las aplicaciones y servicios de Microsoft 365 dejarán de ser compatibles con el famoso navegador.

¿Qué pasará después del 17 agosto?

Cualquiera podrá seguir usando Internet Explorer después de esa fecha, sin embargo no es recomendable ya que es posible que los usuarios no disfruten de la mejor experiencia de navegación o que sufran algún problema visitando alguna página web. Desde Openbank recomendamos el uso de navegadores alternativos como Google Chrome, Safari (para iOS) o Firefox.

¡Adiós, Internet Explorer!

Era el navegador que venía por defecto instalado en los sistemas Windows de Microsoft y mantuvo el liderato durante los años 90 y principios de los 2000. No es hasta 2008 cuando Chrome aparece en escena y que, poco a poco, ha ido ganando terreno al resto de navegadores hasta hacerse con el trono que actualmente sostiene. Desde entonces, el crecimiento de Chrome ha sido inversamente proporcional al declive de Internet Explorer que a día de hoy es residual a nivel mundial.

Fuente: Web Browser Usage Trends

¿Consecuencias?

Para el usuario medio esta despedida a Internet Explorer no tendrán grandes consecuencias, sin embargo es importante que cualquier empresa o institución que lo utilice de forma profesional migre a otros navegadores por seguridad y así contar con un navegador que se actualice y tenga soporte.