Hay quienes quieren jubilarse antes de tiempo y quienes tienen que hacerlo. Es lo que ocurre con la jubilación anticipada forzosa, un concepto que no suele ser muy conocido salvo por aquellas personas que tienen que hacer uso de ella.

La jubilación anticipada forzosa es un mecanismo que permite a personas cercanas a la edad de jubilación retirarse del mercado laboral activo antes de tiempo. Está destinada a personas que hayan cumplido una edad inferior en cuatro años, como máximo, a la edad oficial de jubilación establecida, y que hayan perdido su empleo por causas ajenas a su voluntad. Si en 2021 la edad de jubilación se sitúa en 66 años, si no se cumplen los años de cotización mínima, la jubilación anticipada forzosa se situaría en los 62 años.

Sus diferencias con la jubilación anticipada voluntaria empiezan en el momento en el que se puede acceder a ella. Si optas por jubilarte de forma voluntaria podrás hacerlo al llegar a los dos años previos a la edad mínima de jubilación establecida, que actualmente se sitúa en los 65 años, si cumples los años mínimos de cotización, o 66 en caso contrario. Por el contrario, si te obligan a jubilarte, la edad mínima se reduce hasta los 61 o 62 años respectivamente.

También varían los requisitos que debes cumplir para acceder a este tipo de jubilación y lo que cobrarás de pensión tras abandonar el mercado laboral.

Causas para la jubilación anticipada forzosa

La Seguridad Social contempla 6 causas que pueden impulsar el retiro antes de tiempo y tengas que aceptar la jubilación forzosa anticipada:

  1. En caso de despido colectivo por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, conforme al art. 51 del Estatuto de los Trabajadores.
  2. En caso de despido objetivo por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, conforme al art. 52.c) del Estatuto de los Trabajadores.
  3. En caso de fallecimiento o incapacidad del empresario o extinción de la empresa.
  4. En caso de extinción del contrato por fuerza mayor según figura en el artículo 51.7 del Estatuto de los Trabajadores.
  5. En casos de violencia de género.
  6. En casos de extinción del contrato por resolución judicial.

Requisitos para acceder a la jubilación anticipada forzosa

Además de las causas, la jubilación anticipada derivada del cese no voluntario en el trabajo impone una serie de condiciones al trabajador:

  • Como hemos comentado anteriormente, la primera es tener cumplida una edad inferior en cuatro años, como máximo, a la edad de jubilación establecida.
  • El segundo requisito de la jubilación forzosa por desempleo es haber cotizado por lo menos durante 33 años a la Seguridad Social, dos menos que con la jubilación anticipada voluntaria. Si no se alcanza este mínimo de cotización, no podrás acogerte a esta modalidad de retiro y tendrás que seguir cobrando el paro y cotizando hasta llegar a tu edad de jubilación.
  • Por último, debes estar inscrito en las oficinas de la Seguridad Social como demandante de empleo por lo menos 6 meses antes de acogerte a esta modalidad de retiro anticipado.
  • Que el cese en el trabajo se haya producido como consecuencia de una situación de reestructuración empresarial que impida la continuidad de la relación laboral, de conformidad con las causas enumeradas más arriba.

¿Cómo afecta la jubilación anticipada forzosa a la pensión pública?

Cualquier tipo de jubilación anticipada afectará a la cuantía de la pensión pública y, por lo tanto, al dinero que necesitas para la jubilación. La diferencia entre la jubilación anticipada forzosa y la voluntaria está en la cuantía que dejas de percibir.

Al retirarte antes de tiempo, la Seguridad Social aplica una serie de coeficientes reductores en el cálculo de tu pensión pública. Estos porcentajes hacen que en lugar de cobrar el 100 % de la pensión, percibas solo una parte. Es el peaje que hay que pagar por cobrar la pensión durante más años de los que te corresponderían.

Estos coeficientes se calculan sobre la base reguladora, que es la media de lo que has cotizado durante los últimos años de trabajo, en función del número de trimestres que te falten para alcanzar la edad ordinaria de jubilación.

Los coeficientes de la jubilación anticipada derivada del cese no voluntario en el trabajo son los siguientes:

  • 7,5 % por año si has cotizado menos de 38 años y 6 meses.
  • 7 % por año si has cotizado 38 años y 6 meses o más y menos de 41 años y 6 meses.
  • 6,5 % por año si has cotizado 41 años y 6 meses o más y menos de 44 años y 6 meses.
  • 6 % por año si has cotizado 44 años y 6 meses o más.

Recuerda que al alcanzar la jubilación forzosa anticipada podrás recuperar tu plan de pensiones para que te ayude a mantener tu nivel de vida en el retiro.

¿Es obligatorio aceptar la jubilación anticipada forzosa?

Si cumples los requisitos indicados puedes acogerte a esta modalidad, pero no estás obligado a hacerlo. Se denomina jubilación anticipada forzosa u obligatoria sobre todo por el hecho de que a una determinada edad pueda resultar complicado encontrar un nuevo empleo y esto puede afectar negativamente al cálculo de tu pensión pública.

Con la jubilación anticipada no voluntaria se solventa esta circunstancia. Esta situación es un ejemplo de la necesidad de planificar la jubilación y buscar fórmulas para crear un colchón de ahorros que complemente los ingresos del Estado. Para ello, recuerda que un buen plan de pensiones puede ayudarte a lograr este objetivo.


Este artículo ha sido redactado sin ánimo de exhaustividad y con efectos meramente informativos, sin que el mismo suponga ningún tipo de asesoramiento o recomendación por parte de Open Bank, S.A. En cualquier caso, el destinatario final deberá de buscar su propio asesoramiento en materia de jubilación anticipada forzosa. Open Bank, S.A. declina cualquier responsabilidad por la emisión del presente artículo.

Publicidad