¿Cómo puedo ahorrar? Esta pregunta nos ronda continuamente por la cabeza para intentar sanear o mejorar nuestras finanzas personales, pero no existe un conjuro mágico para lograrlo. Lo que sí hay son métodos para intentar optimizar nuestro ahorro. Uno de ellos es la regla de las 52 semanas.

El método de las 52 semanas permite ahorrar alrededor de 1.400 € al año a través de la aplicación de una sencilla rutina en la que cada semana deberemos guardar una cantidad creciente. La primera semana empezaremos con 1 € y cada semana incrementaremos dicho ahorro en 1 € más. Es decir, la primera semana ahorraremos 1 €, la segunda semana 2 €, la tercera 3 €… que se irán sumando al ahorro de la semana anterior. Así, en 52 semanas si hemos hecho bien nuestros deberes, habremos obtenido 1.378 € de ahorro.

Es cierto que es una cantidad no demasiado elevada, pero sí que nos permitirá o bien darnos un buen capricho, como puede ser un viaje sin recurrir a financiación adicional, o disponer de un fondo para imprevistos. También puede constituir una aportación adicional a nuestro plan de pensiones o a otro producto de ahorro o inversión que tengamos, y así obtener más rendimientos de dicho ahorro.

Otras formas de aplicar el método

Este método también puede aplicarse a la inversa. Empezar ahorrando 52 € la primera semana y descender en 1 € el ahorro semanal, siendo 51 € en la segunda semana, 50 € en la tercera, 49 € en la cuarta… hasta llegar a 1 € cuando estemos acabando el plazo fijado.

Otra posibilidad, en función de las finanzas de cada persona, es aumentar el ahorro y que los incrementos sean de 2 € cada semana , duplicando el objetivo final. También es posible dividir el total que queremos alcanzar y dividirlo entre 52 para ahorrar la misma cantidad cada semana. No obstante, si se opta por dicha modalidad, se neutraliza un poco el adquirir la costumbre de incrementar nuestra capacidad de ahorro.

Consejos para llevarlo a cabo

La sencillez de este método ha hecho que su popularidad haya crecido exponencialmente, hasta convertirse incluso en un reto viral de Facebook en Estados Unidos. Sin embargo, como en todo, hay que ser perseverante y es positivo aplicar ciertos consejos para no desistir antes de tiempo y lograr superar nuestro reto.

Automatizar el ahorro

A priori puede parecer que la forma más cómoda de guardar este ahorro semanal es la tradicional hucha. Pero esto implica que nos tengamos que acordar de depositar el dinero en la misma cada semana y que tengamos la tentación de utilizarlo antes de tiempo en caso de necesidad de efectivo. Por ello, la forma más idónea de llevarlo a cabo es realizar transferencias programadas que vayan a una cuenta de ahorro, de forma que sea nuestra entidad financiera quien lo haga por nosotros.

Elegir bien la época del año

Ya hemos dicho que se trata de un reto anual y que podemos elegir si comenzar ahorrando 1 € o 52 €, pero es clave también elegir cuándo vamos a tener que realizar el ahorro de los importes más elevados. Es decir, para las personas con niños quizá septiembre – con la vuelta al cole- no sea el momento más adecuado para tener que ahorrar más, o las Navidades, que para todos conllevan gastos adicionales. Por ello, una buena planificación temporal también nos ayudará a hacer que este reto sea más llevadero.

Superar este reto cuenta con una doble motivación. Por un lado, el orgullo de superar un desafío que en la práctica es menos sencillo de lo que parece y, por otra parte, aumentar nuestra capacidad de ahorro, bien sea para la consecución de un objetivo determinado o para contar con un colchón para lo que pueda surgir. Ahora te toca a ti decidir si te animas a participar.