Según el último estudio del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), España es el país europeo con mayor paridad de género a la hora de emprender. Con 9 mujeres, por cada 10 hombres, el informe también indica que ellas aspiran a cambiar el mundo mientras que la principal meta de los hombres es el autoempleo o el lucro.

Así que no es de extrañar que una de las 50 mujeres más influyentes a nivel europeo sea barcelonesa, emprendedora y una apasionada de la economía colaborativa.

Es Mar Alarcón, fundadora de SocialCar, y a la que Patricia Benito, directora general de Openbank, entrevistó en un nuevo encuentro online de Women at Openbank, donde hablaron sobre emprendimiento social, movilidad del futuro y el papel de la mujer en el ecosistema de startups.

Un negocio social puede ser un negocio rentable

El hilo conductor de toda la trayectoria profesional de Mar Alarcón ha sido el emprendimiento con un trasfondo social y sostenible.

“En todo lo que he hecho he buscado ese resultado de sostenibilidad y objetivo social. Defiendo mucho el porqué hacemos las cosas”.

Tras trabajar en el Grameen Bank con Muhammad Yunus, premio Nobel de la Paz, la implicación social de las empresas ha sido la clave de sus proyectos. Primero fundó SocialEnergy, una empresa de paneles fotovoltaicos con la que confirmó que para generar un impacto no hace falta ser una ONG o una fundación.

Y entonces, saltó de la energía a la movilidad. Quería cambiar el sector hacia un modelo más sostenible. SocialCar iba a ser una empresa de carsharing al uso, pero ¿por qué comprar una flota nueva y saturar todavía más la ciudad si podían utilizar los recursos disponibles que, además, estaban desaprovechados?

Así nació SocialCar, la primera plataforma de alquiler de coches entre particulares en España y pionera en economía colaborativa.

La movilidad será compartida, conectada, eficiente y autónoma

Hace 15 años, casi todas las familias tenían una hipoteca y un par de coches aparcados en el garaje. Hoy, la mayoría vivimos de alquiler y en la calle encuentras cualquier tipo de vehículo preparado para alquilarse y compartirse. ¿Qué prefieres? Bici, moto, patinete, coche…

Esto demuestra que la sociedad avanza hacia un cambio de comportamiento que pasa por alquilar en vez de comprar. Por utilizar en vez de poseer. Por pensar en el planeta y no únicamente en nosotros.

Con SocialCar el coche ha pasado de ser un gasto familiar a un activo del que sacar rentabilidad. Y no solo eso. Más allá del beneficio económico personal, el impacto medioambiental y social de una plataforma colaborativa como esta es fundamental para un futuro más sostenible.

“Ni los criterios están hechos en femenino ni nosotras comunicamos en masculino”

Pero atreverse a cambiar un sector poco innovador y muy regulado como el de la movilidad fue todo un reto. Y más, siendo mujer. Mar, que conoce bien el mundo del emprendimiento tecnológico y la inversión, ve una clara diferencia en la forma de pensar y comunicar:

Nosotras somos más realistas y pensamos más a largo plazo, pero la mayoría de inversores son hombres”.

Sin embargo, se aleja del victimismo y prefiere seguir trabajando y dando visibilidad al papel de la mujer:

Necesitamos más referentes, mujeres que inspiren a otras mujeres”.

Compartiendo esta filosofía, desde Women at Openbank seguiremos inspirándonos con su trabajo y apoyando a todas las mujeres que quieren cambiar las cosas.