El convulso periodo que se ha vivido este año a raíz de la pandemia del coronavirus ha provocado que muchas personas dejen aparcados sus objetivos o sus sueños a medio y largo plazo y se hayan centrado más en sobrellevar el día a día y lo que éste pueda deparar. Sin embargo, esto puede suponer un error. En circunstancias como la actual, puede ser más conveniente adaptar la forma de conseguir dichos objetivos de inversión– en caso de que fuese necesario- en vez de dejarlos en stand by.

El primer impulso de las personas ante una situación de crisis normalmente es protegerse, parando cualquier proyecto en marcha y, por supuesto, el ahorro y la inversión que se está llevando a cabo con un objetivo concreto o para cumplir un sueño. Aunque sea un instinto natural, no es lo más adecuado.

Entidades como Openbank disponen de un servicio de inversión por objetivos, que permite adaptar la inversión e implementar las estrategias necesarias para conseguir un objetivo determinado, que puede ser desde la adquisición de una vivienda, un coche o simplemente un viaje. Una vez definido dicho objetivo de inversión, desde el banco proporcionan las herramientas necesarias - siempre teniendo en cuenta el perfil inversor del cliente - para poder alcanzarlo, pero además este servicio permite adaptar la forma de lograr dichas metas si cambian las circunstancias, como ha sucedido durante este año, convirtiéndolo en un servicio idóneo para las cambiantes circunstancias económicas.

Flexibilidad de las aportaciones periódicas

En concreto, en la inversión por objetivos, lo primero que debe hacer el cliente es definir el objetivo o meta de inversión y una vez fijado, indicar cuál va a ser la aportación inicial y si va a realizar o no aportaciones periódicas (aunque siempre podrá darlas de alta más adelante). La ventaja de estas últimas es que permiten ahorrar casi sin darse cuenta, al destinar una cantidad fija al día, a la semana o al mes (por ejemplo, 50 €, aunque se pueden dar de alta desde sólo 1€) a esta inversión. Además, esta aportación se puede incrementar, reducir o cancelar en cualquier momento sin coste alguno si las circunstancias personales así lo requieren. Y también se pueden llevar a cabo aportaciones extraordinarias si en algún momento se considera oportuno, al igual que hacer reembolsos o cancelar la inversión, si fuera necesario y sin comisión de cancelación.

En este primer paso, también hay que definir el perfil inversor, o lo que es lo mismo, el nivel de tolerancia al riesgo, mediante la realización de un test de idoneidad, que consiste en unas sencillas preguntas para asegurarnos de que te ofrecemos la estrategia de inversión que más se ajusta a tus necesidades. ¿Y si las circunstancias personales cambian posteriormente? No hay problema en absoluto . En este caso, se realiza un nuevo test para poder ofrecer una cartera más ajustada a la nueva realidad.

Alcanza tus objetivos de inversión con la gestión discrecional de carteras

Una vez definido el perfil inversor, Openbank pone a disposición de los clientes un servicio de gestión discrecional de carteras automatizado, por el que se delega la gestión, pero que permite realizar un seguimiento exhaustivo de la inversión donde se mostrará, entre otra información, la probabilidad de alcanzar el objetivo en el plazo marcado. Este servicio está concebido para un horizonte temporal de inversión a medio (3-7 años) o largo plazo (más de 7 años). Asimismo, también se dispone de información sobre la evolución del patrimonio y rentabilidad esperada o la composición de la cartera.

Para gestionar la inversión de los clientes, Openbank dispone de un Comité de Inversiones que se reúne de forma periódica y que cuenta con el asesoramiento de Santander Asset Management y de BlackRock, la mayor gestora del mundo por activos bajo gestión1, que ofrecen su visión de los mercados y la distribución de activos óptima para cada estrategia de inversión. A partir de esa visión, el Comité de Inversiones selecciona los fondos con los que implementa las distintas estrategias de inversión.

El servicio de Inversión por Objetivos de Openbank se caracteriza, por tanto, por la flexibilidad y capacidad que aporta al cliente, pudiendo adaptarlo a sus circunstancias particulares y modificar el camino para lograr sus metas, sin necesidad de renunciar a su sueño - aunque sea de manera temporal - si de repente sucede algo como lo que se ha vivido este año. Así, podrá seguir soñando pase lo que pase.


1Fuente: Morningstar, 2020.

Toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad y/o pérdida del principal invertido. El valor de la inversión está sujeto a fluctuaciones del mercado, sin que rentabilidades pasadas generen derechos en el futuro.

Publicidad