La esperada distribución de una vacuna contra el coronavirus parece estar más cerca después de que Pfizer y Moderna, dos de los laboratorios que la comercializarán, anunciaran una elevada efectividad de las mismas en los ensayos que están llevando a cabo. La consecuencia inmediata en los mercados tras desatarse el optimismo fue la subida en bolsa de ambas farmacéuticas, ante lo que los inversores se preguntan cómo pueden invertir en este sector y si es el momento de hacerlo.

Los expertos señalan que muy probablemente el rally que experimentaron ambas compañías en bolsa no será un hecho aislado, ya que es posible que en los próximos meses se sucedan más anuncios de avances científicos en la lucha contra la COVID-19. Ante este escenario, los inversores no quieren quedarse al margen y buscan alternativas para invertir en el sector sanitario. Pero hay que tener en cuenta que este sector, considerado como defensivo, ya tuvo un buen comportamiento durante el periodo de confinamiento, por lo que las valoraciones son elevadas.

Invertir en bolsa

La inversión directa en bolsa siempre es una opción. Como hemos comentado en otros post, en este caso también es posible adquirir acciones de compañías relacionadas con la salud, como por ejemplo, empresas farmacéuticas. La clave de una buena inversión radica en este caso en seleccionar bien la compañía o compañías en las que se invierte. Sin embargo, realizar un buen análisis de las perspectivas y fundamentales de una empresa para averiguar si cuenta con potencial de revalorización, requiere tener conocimientos previos o asesoramiento profesional.

Además, es recomendable tener una cartera diversificada y no concentrar nuestras inversiones en un solo valor, por lo que, si el patrimonio que se va a invertir no es suficiente para una diversificación amplia, es conveniente valorar otras opciones.

Fondos de inversión

Una de esas opciones son los fondos de gestión activa que invierten en el sector salud. En este caso, las carteras las construye un gestor profesional que se encarga de seleccionar las compañías y el tiempo que las tiene en cartera, realizando un seguimiento de ellas. Asimismo, cuentan con una mayor diversificación tanto por el número de posiciones, como en algunos casos por los sectores (dentro de la temática de la salud) en los que invierten.

No en vano, entre los fondos que invierten en salud hay que distinguir entre fondos más ‘sectoriales’ (siguiendo el ejemplo anterior, solo invierten en el sector farmacéutico) y fondos temáticos cuyo universo de inversión suele ser más amplio y pueden abarcar más subsectores y tendencias. Entre esos subsectores se encuentran los avances en tecnología médica o las ciencias biosanitarias (inmunoterapia, genética, etc.), que tienen un impacto directo tanto en coste, como en la rapidez del diagnóstico y en la mejora en el tratamiento de los pacientes. Descubre los fondos de inversión temáticos que comercializamos en Openbank.

También es posible invertir a través de un ETF que replique un índice del sector salud. En este caso, nuestra inversión tendrá un comportamiento muy similar al del índice subyacente del ETF. Por ejemplo, si se toma como referencia el índice MSCI World Health Care Index- que invierte en grandes y medianas compañías del sector sanitario de 23 países desarrollados, en los últimos 10 años (octubre 2010-2020), este índice ha registrado una rentabilidad del 12,92 % mientras que, si se hubiera elegido un índice sin sesgo sectorial, como el índice general MSCI World, el rendimiento sería del 9,25 %.

El envejecimiento, un catalizador de la temática

Hay que tener en cuenta que la temática de la salud no solo se ve favorecida por la pandemia, sino que el envejecimiento de la población en los países desarrollados es otro catalizador de estas inversiones. Y de ahí, el potencial que le otorga el mercado a medio y largo plazo. Una población envejecida consume más fármacos y medicamentos, demanda nuevos tratamientos y terapias para tratar enfermedades extendidas y avances que le permitan tener una mejor calidad de vida, como la asistencia sanitaria remota.

Tampoco hay que olvidar el auge de la clase media en los países emergentes, que demanda un mayor acceso y mejores servicios sanitarios, impulsando también la revalorización de estas compañías.

En resumen, la inversión en ‘salud’ se puede realizar a través de diferentes vehículos, pero a su vez es un prisma con muchas caras (subsectores en este caso) que hay que elegir cuidadosamente y sin perder de vista que se trata de una inversión a medio-largo plazo, ya que la ciencia necesita su tiempo y las inversiones, también.

El nivel de riesgo y la información de cada uno de los Fondos de Inversión comercializados por Open Bank, S.A. está detallado en el Folleto Informativo o Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI) de cada uno de los Fondos de Inversión, disponible en www.openbank.es. y www.cnmv.es


Publicidad