La pensión pública tiene unos límites establecidos y si quieres vivir una jubilación dorada es posible que necesites unos ingresos que completen el dinero que recibirás del Estado. Una de las alternativas para hacerlo es contar con un plan de pensiones en el que ir invirtiendo hasta ese momento.

¿Qué es un plan de pensiones?

En esencia, un plan de pensiones es un producto de ahorro e inversión a largo plazo con el que podrás disponer de un dinero adicional al llegar a la jubilación y en algunas situaciones excepcionales.

En otras palabras, se trata de un instrumento de inversión privado que complementa la pensión pública para que puedas mantener tu nivel de vida tras jubilarte, entre otras cosas.

Más allá de saber qué es un plan de pensiones, conviene distinguir entre las modalidades de este producto de ahorro.

Dependiendo de quién lo constituya:

Sistema individual: en el que los planes de pensiones son constituidos por entidades financieras y los puede contratar cualquier persona física (partícipes).
Sistema de empleo: promovido por las empresas para sus trabajadores.
Sistema asociado: en este modelo, los planes de pensiones son puestos en marcha por asociaciones o sindicatos para sus miembros o afiliados.
En función de las obligaciones estipuladas:
Aportación definida: las aportaciones están establecidas en el contrato en términos absolutos o relativos, y la prestación se cuantifica al producirse el rescate.
Prestación definida: lo que está definido en este caso es la prestación a percibir. Las aportaciones irán variando anualmente para poder alcanzar ese objetivo de prestación.
Mixtos: combinan la aportación indicada para alguna de las contingencias (supuestos de recuperación del plan de pensiones) y la de prestación definida para otras.

Según en qué invierte el plan:

Renta variable.
Renta variable mixta.
Renta fija mixta.
Renta fija a largo plazo.
Renta fija a corto plazo.
Garantizados.

Cómo funciona un plan de pensiones

El funcionamiento de un plan de pensiones es más simple de lo que la mayoría de las personas piensan. De forma muy resumida, el plan de pensiones recoge el dinero de las aportaciones de sus partícipes y lo invierte a través de un fondo de pensiones.

Los gestores de ese fondo tratarán de hacer crecer ese capital siguiendo la política de inversión del plan de pensiones y sus límites. Y es que, como has visto, no todos los planes de pensiones son iguales ni invierten de la misma forma. Los hay más conservadores y más arriesgados, según tu perfil inversor. Para dar con el tuyo puedes usar el buscador de planes de pensiones de Openbank.

Mientras, tú podrás desgravar en la renta por las aportaciones al plan de pensiones y también podrás cambiar las veces que quieras de plan de pensiones sin tener que pagar impuestos ni penalizaciones. Precisamente por este motivo existe un límite en las aportaciones a los planes de pensiones. En concreto, la ley no permite invertir más de 2.000 € al año en este producto

Cuándo puede rescatarse un plan de pensiones

Los planes de pensiones están pensados para la jubilación y por eso no podrás rescatar tu dinero en cualquier momento. Además del supuesto principal, la jubilación, el plan de pensiones puede ser rescatado en los siguientes casos excepcionales:

  • Fallecimiento del partícipe o beneficiario.
  • Incapacidad permanente total para ejercer la profesional habitual, absoluta para cualquier profesional y gran invalidez.
  • Gran dependencia o dependencia severa.
  • Enfermedad grave con la debida acreditación de ciertos grados de dolencia.
  • Paro de larga duración.
  • A partir de 2025, se podrán recuperar las aportaciones con un mínimo de 10 años de antigüedad.

Al recuperar el plan de pensiones, puedes hacerlo por medio de una renta (mensual, trimestral, semestral o anual); en forma de capital (todo de una sola vez); a través de una fórmula mixta (que combina las dos primeras) o en forma de pagos sin periodicidad regular, con total flexibilidad.

Fiscalidad de los planes de pensiones

La fiscalidad es uno de los elementos que definen al plan de pensiones. Al hablar de ella hay que diferenciar entre cómo tributan las aportaciones al plan de pensiones y cómo lo hace su rescate.

Durante la vida del producto, la desgravación anual máxima en la renta será la menor de dos cantidades: 2.000 euros o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio. Esta ventaja funciona como una reducción de IRPF, es decir, ese dinero se restará a tus ingresos. Si has ganado 30.000 euros y aportas 2.000 euros, será como si solo hubieses ganado 28.000 euros al hacer la declaración de la renta.

Por su parte, al recuperar el dinero del plan, esa inversión para la jubilación tributa como renta del trabajo, al igual que la pensión pública. Además, la fiscalidad del plan varía ligeramente en función de si el rescate se realiza en forma de renta o de capital. En concreto, existe una reducción del 40% para las cantidades aportadas al plan antes del 1 de enero de 2007 si se recupera en forma de capital.

Alternativas a los planes de pensiones

Los planes de pensiones sirven para planificar la jubilación, pero no son la única forma de hacerlo. En el mercado hay alternativas como los fondos de inversión, el servicio de inversión automatizada Roboadvisor de Openbank, la inversión directa en acciones o los planes de jubilación.


El nivel de riesgo y la información de cada uno de los Planes de Pensiones comercializados por Open Bank, S.A. esta detallado en el Folleto Informativo o Documento de Datos Fundamentales para el Participe de cada uno de los Planes de Pensiones, disponible en https://www.openbank.es.

Publicidad