Convertir tus ahorros en una renta vitalicia es una forma de complementar tu pensión de jubilación. Lo que diferencia a este producto asegurador de otros es que con él, te aseguras un dinero todos los meses a lo largo de toda tu vida. Seguro que te ha sonado bien, pero antes de lanzarte, es importante que tengas claro qué es una renta vitalicia y cómo funciona.

En qué consiste una renta vitalicia

Una renta vitalicia es en realidad un seguro de vida-ahorro que convierte una renta de capital en una renta periódica a lo largo de toda la vida.

Para entenderlo mejor, este producto coge el dinero que tú aportes, normalmente de una sola vez mediante una prima única, y lo traduce en un dinero que cobrarás cada mes, cada trimestre o cada semestre, según tú elijas.

La cantidad a cobrar de forma periódica con una renta vitalicia dependerá del dinero inicial que aportes y tu edad, principalmente. Lo que la aseguradora hace es llevar a cabo una serie de cálculos actuariales para asegurarse de que ese dinero durará lo máximo posible.

¿Qué pasa con el dinero en caso de fallecimiento?

Esta es la pregunta que puede que te hagas en este momento y para dar respuesta existen tres modalidades de rentas vitalicias.

  • Modalidad de capital cedido. Con este tipo de renta vitalicia no se recuperará el dinero al fallecer y tampoco existe la posibilidad de cancelar la renta vitalicia. Es decir, una vez fallezcas el dinero irá a parar a la aseguradora, quede lo que quede. La ventaja de esta fórmula es que las rentas que irás cobrando a lo largo del tiempo serán mayores.

  • Modalidad de rentas constantes o capital reservado. Esta modalidad sí permite que los herederos (o quien designes como beneficiario) cobren lo que resta del ahorro aportado en caso de fallecimiento. También incluyen la posibilidad de recuperar el dinero en cualquier momento, aunque al hacerlo lo harás a precio de mercado. A cambio, las rentas que proporciona son menores.

  • Modalidad mixta. Combina las dos anteriores, de manera que se puede cancelar la renta vitalicia en cualquier momento y recuperar el dinero a precio de mercado y, además, entrega un porcentaje de la aportación inicial al beneficiario tras el fallecimiento.

Como es lógico, cuanto más estés dispuesto a sacrificar, más dinero percibirás cada mes por esa misma renta.

Ventajas de las rentas vitalicias

Más allá de la seguridad de saber que todos los meses percibirás un dinero como complemento para la pensión pública, cuando se percibe una renta vitalicia se genera para el perceptor un rendimiento de capital mobiliario que tendrá que tributar en su declaración de la renta. El rendimiento no se determina por la totalidad de la renta sino sólo por una parte. La otra parte se considera que es amortización o restitución del capital transferido.

Dependiendo de la edad del rentista en el momento de la constitución de la renta, el porcentaje por el que tendrá que tributar es el siguiente:

Fuente: Agencia Tributaria. Rentas Vitalicias

Este importe lo puedes usar para evitar pagar los impuestos por las ganancias patrimoniales que obtengas de la venta de fondos o acciones e incluso por la venta de una casa, siempre que seas mayor de 65 años.

La exención por reinversión en rentas vitalicias es muy simple. Imagina que has vendido tu casa y has obtenido una ganancia de 65.000 €. En condiciones normales, pagarías por ese dinero entre un 19 % y un 26 % por el IRPF1. Sin embargo, si contratas una renta vitalicia por el importe total obtenido en la venta en el plazo de seis meses (importe máximo de 240.000€), ese dinero quedará exento de tributar. Lo que harás en su defecto es pagar los impuestos correspondientes a la renta vitalicia.

Un último beneficio de este producto es que también ayuda a preparar la herencia. Como con cualquier seguro de ahorro, con una renta vitalicia puedes escoger quién será el beneficiario. Es decir, quién lo cobrará. Así, podrías establecer una renta vitalicia en favor de un hijo para que no perciba toda la herencia de golpe y lo haga en forma de renta mensual.

¿Es para ti una renta vitalicia?

Las rentas vitalicias están pensadas como complemento para la jubilación. Son una herramienta útil para planificar el retiro, pero solo es una de las muchas que tienes a tu disposición. El mercado ofrece muchas otras alternativas, como los planes de pensiones, que también pueden recuperarse en forma de renta mensual y ambas son complementarias.

La ventaja del plan de pensiones es que con él puedes ir haciendo aportaciones a lo largo de tu vida, mientras que la mayoría de rentas vitalicias funcionan con un sistema de prima única. En otras palabras, necesitas tener todo el dinero ahorrado para constituirla.


1 Informe Afi 2021, página 20

Toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad y/o pérdida del principal invertido.

Este artículo ha sido redactado sin ánimo de exhaustividad y con efectos meramente informativos, sin que el mismo suponga ningún tipo de asesoramiento o recomendación por parte de Open Bank, S.A. En cualquier caso, el destinatario final deberá de buscar su propio asesoramiento en la materia. Open Bank, S.A. declina cualquier responsabilidad por la emisión del presente artículo.