El entorno actual de los mercados financieros es especialmente atractivo para la renta variable pero muy complicado para la renta fija. Esto último es debido, principalmente, a 3 puntos:

  • El gran comportamiento de los activos de renta fija durante el año pasado, lo que hace que estén agotados, situación que ya ocurrió en el último cuatrimestre de 2019.
  • Los tipos de interés oficiales están en cero o negativos. Por tanto, hay poco margen para contracción.
  • Las amenazas de inflación, que potencialmente llevarían los tipos para arriba en el medio plazo (subida de tipos, bajada del valor de los bonos en cartera).

¿Cómo se traduce esto en números hasta hoy?

En lo que llevamos de año, un índice diversificado de renta fija1 lleva un -2,40% de rentabilidad (a 5 de mayo de 2021). En cambio, en 2020 tuvo una rentabilidad de +4,05%2.

Cada clase de activo dentro de renta fija está en negativo desde inicio de año, a excepción de la renta fija corporativa High Yield americana, un activo necesario y presente en todas las carteras, pero donde no sería muy eficiente estar invertido de manera única, tanto por riesgo como por potencial de rentabilidad.

¿Qué va a pasar con la rentabilidad de la renta fija a partir de hoy?

A 5 años, la rentabilidad esperada para la deuda pública europea está por debajo de -1,50%, y -1% para la renta fija corporativa Investment Grade. Cualquier índice de renta fija estaría en negativo de aquí a 5 años, salvo renta fija corporativa High Yield y deuda mercados emergentes.

Fuente: Comité de Inversiones de Openbank

Difícilmente una cartera diversificada de renta fija hoy pueda presentar una rentabilidad esperada a 5 años mejor que un -1% o -0,80% anualizada.

¿Qué debemos hacer ante esto?

Buscar fuentes de rentabilidad positiva que, a su vez, no modifiquen de manera importante el nivel de riesgo de una cartera.

El nivel de riesgo a consumir debe ser la guía de una gestión moderna, innovadora y centrada en el cliente. Las exposiciones neutrales a renta fija o a renta variable son lo contrario a eso.

En una cartera diversificada, es importante diferenciar de manera muy detallada y ajustada cada clase de activo, sobre todo dentro de la renta fija: no sólo la rentabilidad esperada a 5 años es importante, también su volatilidad (riesgo) esperada y el encaje y correlación con el resto de activos.


Este artículo ha sido redactado sin ánimo de exhaustividad y con efectos meramente informativos, sin que el mismo suponga ningún tipo de asesoramiento o recomendación por parte de Open Bank, S.A. En cualquier caso, el destinatario final deberá de buscar su propio asesoramiento en la materia. Open Bank, S.A. declina cualquier responsabilidad por la emisión del presente artículo.

1Fuente: Bloomberg Barclays Euro Aggregate Bond Total Return Index-EUR
2Fuente: TrackInsight