Rescatar el plan de pensiones es uno de los primeros objetivos cuando llegas a la edad de jubilación, aunque no es obligatorio cobrarlo en ese momento. Es posible seguir haciendo aportaciones al plan incluso en la jubilación, demorar el rescate o cobrarlo parcialmente en forma de capital o de rentas. Lo importante es saber cómo rescatar el plan para que el ahorro acumulado sea más rentable.

En el rescate, los impuestos juegan un papel importante ya que el capital acumulado en el plan de pensiones tributa como renta del trabajo, lo que significa que se suma a la pensión pública que comienzas a cobrar en la jubilación. De este modo, cuando hagas la declaración de la renta, al sumar ambos ingresos es posible que aumente el tipo marginal que se aplica, que va desde el mínimo del 19 % al máximo del 45 %, ya que el IRPF es un impuesto progresivo, es decir, que tendrás que pagar más a Hacienda.

Primer paso: Cómo recuperar el plan de pensiones

La primera decisión que debes tomar para rescatar el plan de pensiones es cómo vas a cobrar el dinero. Tienes varias formas de hacerlo:

  • En forma de capital, cobrando todo el dinero acumulado, aportaciones y rentabilidad - lo que se denomina derechos consolidados - de una sola vez.
  • En forma de renta, a través del pago periódico que puede ser mensual, trimestral o semestral hasta que se agote el dinero. Si se opta por una renta vitalicia se recibe el dinero hasta que fallece el beneficiario.
  • De forma mixta, en la que cobras una parte en capital y el resto como renta.
  • Rescate flexible, te permite elegir cuándo y cuánto cobrar sin una periodicidad determinada.

Segundo paso: cuándo recuperar el plan de pensiones

La ley no limita un tiempo en el que se pueda rescatar el capital acumulado en el plan de pensiones, de hecho puedes seguir haciendo aportaciones durante la jubilación. No obstante, debes tener en cuenta que si empiezas a cobrar el plan no podrás hacer más aportaciones para la jubilación, pero puedes aportar para otras contingencias y seguir desgravándote en la declaración de la renta.

Sin embargo, Hacienda fija un límite temporal de dos años para rescatar el plan en forma de capital si quieres pagar menos impuestos. En este caso, las aportaciones realizadas hasta 2007 tienen una exención del 40 % en el IRPF pero solo si se rescata el plan el año de la jubilación o en los dos años siguientes.

Pongamos un ejemplo:
Rescatas 150.000 € de tu plan de pensiones y el 50 % de las aportaciones se han realizado antes del año 2007.

En este caso 75.000 € *[el 50 % de 150.000 €] *tienen una exención del 40 % en el IRPF.

Quedan exentos 30.000 € [40 % de 75.000 €] y tributan 45.000 € [75.000 € – 30.000 €] junto con el resto del dinero, que computa como renta del trabajo.

Por tanto, 45.000 €, que unidos a los otros 75.000 € que no están exentos [el 50 % sobre 150.000 €] suman 120.000 € por los que tendrías que tributar.

La decisión de cuándo y cómo recuperar el plan de pensiones depende de tu situación personal y de lo que quieras hacer con el dinero. Si tu objetivo es mantener el nivel adquisitivo que tenías cuando estabas en activo, influirá en tu decisión la cuantía de la pensión pública que cobres.
En cualquier caso, cobrar el plan en el mismo año de la jubilación puede hacer que aumente tu base imponible al sumar más rentas, lo que repercutirá en la declaración de Hacienda teniendo que pagar más impuestos. Para evitar el impacto fiscal interesa rescatar el plan de pensiones el año siguiente a la jubilación.

Publicidad