A veces, tras hacer una compra, el saldo de la cuenta corriente no coincide con el total de cargos y abonos, especialmente cuando la operación se realiza con la tarjeta. La razón es que el banco puede haber retenido el saldo de la cuenta durante un tiempo determinado. Te explicamos qué es una retención bancaria, por qué sucede y si es posible utilizar ese saldo retenido para efectuar otras operaciones.

De entrada, los pagos con tarjeta de crédito y débito en comercios u otros establecimientos son automáticos. En este sentido, se pueden repercutir sobre la cuenta corriente del cliente, si paga con la tarjeta de débito, o bien sobre la tarjeta de crédito. Con esta última modalidad, hay una diferencia entre la fecha de compra y la fecha fija de cobro mensual que se produce posteriormente. Normalmente, la tarjeta de crédito acumulará los gastos para que los pagues un día concreto del mes.

Por eso mismo, se dice que las tarjetas de crédito sirven para financiar compras. Por ejemplo, con la Tarjeta de Crédito Open Credit de Openbank podrás financiar compras por importe igual o superior a 60 € en un periodo de entre 2 y 36 meses.

¿Cómo se retiene mi dinero?

La retención al realizar un pago con tarjeta es algo habitual. Una de las razones por las que los comercios retienen el dinero como garantía es por seguridad. También puede suceder que algún aspecto de la operación no resulte claro o que se trate de algún tipo de fianza (por ejemplo, en servicios de alquileres de coches). En este último caso, el saldo retenido se libera tras comprobar que el bien que has alquilado está en buen estado en el momento de la devolución.

Además, las retenciones que hace un banco son igualmente comunes en los pagos en el extranjero, en embargos de la Administración o cuando al receptor del dinero le falta información sobre el abono.

A estos se suman compañías que no cobran directamente por los productos o servicios, sino que prefieren dejar un margen de tiempo hasta hacer efectivo el cobro.

En cualquier caso, el saldo retenido siempre se traduce en una diferencia entre el saldo real y el saldo disponible. El primero es el que ves en tu cuenta bancaria y el segundo, el que puedes usar a efectos prácticos.

¿Cuánto puede durar la retención del pago?

Las retenciones que lleva a cabo el banco suelen durar unos días. Por ejemplo, después de un viaje o la estancia en un hotel. Ocurre lo mismo al pagar un peaje en carretera, en la que en pocos días se hace efectiva la operación.

No obstante, existe la posibilidad de que la demora se alargue hasta un mes con ciertos pagos.

¿Puedes realizar operaciones con el saldo retenido?

En absoluto. El saldo retenido por una operación con tarjeta se encuentra pendiente de aprobación. En otras palabras, ese dinero está bloqueado y no puede usarse. Es como si ya estuviese apalabrado.

Solo si el banco rechaza el pago o la empresa receptora hace una devolución a tu cuenta podrías utilizar ese capital.

¿Puedes recuperar el saldo retenido en tu cuenta corriente?

En principio, el saldo retenido queda fuera de tu gestión. Básicamente existen dos opciones: o el cargo se hace efectivo o la entidad receptora te reintegra el importe. Por supuesto, hay excepciones como cargos no reconocidos o prácticas fraudulentas.

Si detectas alguna actividad sospechosa con el funcionamiento de tu cuenta bancaria o cualquiera de tus tarjetas, ponte inmediatamente en contacto con nosotros y te ayudaremos a solucionarlo.

Saldo retenido en Openbank

¿Cómo puedes saber si tienes algún saldo retenido en tu cuenta de Openbank? De forma muy sencilla, accediendo al gestor de finanzas personales.

Con todo, si te encuentras con saldo retenido en tu cuenta, simplemente comprueba si efectuaste la compra o se trata de un error. A partir de ahí, el curso natural de la operación hará el resto: o el abono se hace efectivo o te devolverán el dinero.


Publicidad