A la hora de invertir en un fondo de inversión, uno de los aspectos que miran los potenciales inversores es la inversión inicial que se debe hacer en el fondo seleccionado. En algunos casos, esta es una cifra concreta, por ejemplo, 100 €, pero en otros casos es una participación y para conocer su valor económico debemos recurrir al valor liquidativo del fondo, pero ¿qué es y cómo se calcula?

Vayamos por partes. Lo primero es tener claro que los activos que gestiona el fondo, o lo que es lo mismo, el patrimonio del fondo, está formado por el dinero invertido por todos los partícipes del mismo. Es decir, no pertenece a la gestora, que como su nombre indica solo gestiona ese fondo, sino a los partícipes. Este patrimonio bajo gestión del fondo se divide a su vez en participaciones equitativas, que tienen un valor contable y que pueden comprarse o venderse. Cuando se compra una participación, se adquiere una parte del fondo y a esta operación se le denomina suscripción, mientras que cuando se venden participaciones se suele decir que se lleva a cabo un reembolso. No obstante, los fondos de inversión también pueden permitir comprar una fracción de una participación.

Para conocer el valor económico de dichas participaciones es necesario recurrir al valor liquidativo y calcularlo. Para ello, se divide el patrimonio total neto del fondo (descontados los gastos) en un día concreto entre el número de participaciones en circulación.

Evidentemente, el patrimonio del fondo puede cambiar de un día para otro, ya que además de las suscripciones y reembolsos, el mismo se ve afectado también por la evolución de los mercados y su impacto en el precio de los activos en los que está invertido el fondo. Esta variación hace que también varíe el precio de las participaciones. Este es el motivo por el que, en la mayoría de fondos, el valor liquidativo se calcule a diario y se publique al día siguiente. No obstante, hay excepciones en las que debido a la naturaleza de los activos en los que invierte el fondo (por ejemplo, inmuebles) el cálculo se realiza en plazos más largos: meses, trimestres, etc.

Calcular la rentabilidad

El valor liquidativo también sirve para calcular la rentabilidad obtenida, por ejemplo, cuando se reembolse el fondo. En este caso, el rendimiento sería el valor liquidativo a fecha de reembolso menos el valor liquidativo de suscripción, divido entre el valor liquidativo de suscripción, y multiplicado por 100.

Como hemos mencionado anteriormente, para calcular el valor liquidativo se utiliza como referencia el patrimonio neto, es decir, descontadas las comisiones que están incluidas. Normalmente, estas suelen ser la comisión de gestión o de éxito, pero conviene tener este aspecto en cuenta ya que, si todas las comisiones están contabilizadas en el cálculo, el valor resultante sería la rentabilidad del fondo, pero si no es así, a esa cifra hay que descontar posteriormente el impacto de las comisiones restantes. En el caso de la comisión de reembolso y suscripción, estas no se aplican sobre el valor liquidativo, sino que se restan al comprar o vender las participaciones del fondo.

Teniendo en cuenta todo esto, queda claro que conocer el valor liquidativo del fondo en el que se invierte es importante. No obstante, también cabe recordar que en una inversión a largo plazo no es necesario (ni casi conveniente) mirar la evolución del valor liquidativo a diario, ya que las oscilaciones a la baja podrían provocar cierto nerviosismo innecesario si posteriormente vuelve a recuperarse, ya que los ciclos a largo plazo suelen permitir compensar las caídas puntuales.

Si estás pensando en invertir, en Openbank puedes encontrar el fondo que más se ajuste a ti entre los más de 2000 fondos que comercializamos1 y desde sólo 1€ con nuestro buscador de fondos.

Toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad y/o pérdida del principal invertido y riesgo de tipo de cambio para los fondos de inversión denominativos en divisa distinta del euro.


1El nivel de riesgo, las comisiones y la información de cada uno de los Fondos de Inversión comercializados por Open Bank, S.A. está detallado en el Folleto Informativo o Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI) de cada uno de los Fondos de Inversión, disponible en www.openbank.es y www.cnmv.es.

Se exigirá una permanencia de 12 meses, desde el 31 de julio de 2021 (incluido),en la posición en Fondos de Inversión, tanto en los fondos traspasados durante la promoción, como en los ya existentes, permitiendo realizar traspasos internos entre los fondos comercializados por Openbank.

El abono del incentivo constituye un rendimiento de capital dinerario sujeto a retención, en la actualidad al tipo del 19%, que será practicado por el Banco conforme a la normativa fiscal aplicable. Dicha retención no se le repercutirá al cliente. El Cliente deberá declarar en la base imponible del ahorro de su IRPF el incentivo recibido más la retención no repercutida, teniendo por otro lado derecho a la deducción de la citada retención.

Publicidad