Al firmar un préstamo o una hipoteca es habitual preocuparse por el tipo de interés, el plazo o la cuota. La amortización del préstamo es simplemente la forma en la que vas a ir devolviendo el dinero dentro del plazo que hayas pactado. La manera más sencilla de verlo es con su cuadro de amortización.

El cuadro de amortización es una tabla muy sencilla donde puedes ver la evolución de la deuda cuota a cuota. En otras palabras, cómo se devuelve el dinero del préstamo, qué parte del dinero se usa para pagar intereses y qué parte para saldar el principal de la deuda. Una de las diferencias entre un préstamo y un crédito es que con el primero podrás ver ese cuadro de amortización pero con el segundo no.

Cómo se devuelve un préstamo

Un préstamo se devuelve en cuotas, que habitualmente son mensuales. Estas cuotas comprenden la parte correspondiente de amortización de capital más los intereses. Existen diferentes métodos de amortización para calcular la cuota:

  • En España el más utilizado, sobre todo en las hipotecas, es el método de amortización francés o método de cuotas constantes. Este sistema realiza los cálculos de forma que siempre pagues la misma cuota, mes tras mes. Para lograrlo, va aumentando el capital que amortizas cada mes y reduciendo los intereses que pagas por el préstamo.

  • Frente a esta forma de calcular la amortización de la hipoteca está el método alemán o sistema lineal. Con esta fórmula la cuota del préstamo es más elevada al principio y va reduciéndose con el tiempo. El motivo es que siempre vas a amortizar o pagar el mismo dinero de capital, pero los intereses serán cada vez menores porque se calculan sobre ese dinero que queda por devolver.

Un ejemplo de un cuadro de amortización

¿Cómo hacer un cuadro de amortización de un préstamo? Cada sistema de amortización cuenta con su propia fórmula matemática, pero todos hacen sus cálculos en torno a tres elementos:

  • Capital del préstamo, que es el dinero que has pedido prestado.

  • Tipo de interés, que puede ser fijo (lo habitual en préstamos personales) o variable (propio de las hipotecas a largo plazo).

  • Plazo de amortización, que es el tiempo que tienes para devolver el préstamo.

Con estos datos se puede calcular la cuota del préstamo, que puede traducirse en una tabla de amortización donde verás siempre lo que pagas de cuota, su composición (capital amortizado e intereses) y el capital restante.

Para terminar de entenderlo, vamos a ver un cuadro de amortización de préstamo a cuota constante tomando como punto de partida un préstamo de 6.000 euros a devolver en 1 año o 12 cuotas y con un tipo de interés del 5,95% y 6,11% TAE que es el que arroja el simulador de préstamos personales de Openbank.

Así es como quedaría la tabla de amortización:

El cuadro de amortización muestra como con el método francés la cuota es estable pero los intereses se van reduciendo en cada cuota.

Qué pasa cuando adelantas una parte del préstamo

Esta es una pregunta más típica de los préstamos hipotecarios. ¿Conviene amortizar anticipadamente el préstamo? ¿Cuáles son los beneficios de adelantar parte del dinero con una cancelación parcial?

Cualquier amortización anticipada te ayudará a pagar menos intereses en total. Además, cuanto antes adelantes el dinero, mayor será el ahorro de intereses.

Amortización anticipada del préstamo: ¿Mejor reducir cuota o plazo?

Al adelantar parte del préstamo puedes escoger entre usar el dinero para reducir la cuota, lo que pagas cada mes, o el plazo del préstamo, el tiempo que te queda por pagar. Como norma general, acortar el tiempo del préstamo es te permitirá ahorrar más intereses.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si adelantases 1.000 euros en el mes 5 y optases por reducir la cuota, terminarías pagando 370,56 € mensuales en lugar de 516,26 € mensuales. De esta forma, en lugar de pagar 195,13 € de intereses totales, con la amortización anticipada pagarás 178,61 €.

Por supuesto, la tabla de amortización recogería este cambio. Así es como quedaría:

Este principio se aplica a cualquier préstamo de cualquier tipo, da igual si se trata de una hipoteca o de un préstamo personal.


Publicidad