Una de las principales tareas de Banco de España es supervisar e inspeccionar a las entidades financieras que operan en el país. Para ello, utiliza distintos mecanismos e instrumentos. La CIRBE es uno de ellos y lo usan para localizar y tener bajo control los préstamos que los bancos conceden a sus clientes.

¿Qué es la CIRBE?

La Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE, también conocida como CIR) es una base de datos en la que figuran los clientes que tengan préstamos personales, hipotecas, créditos, avales y garantías contratados con una entidad financiera a partir de una determinada cantidad.

¿Quién figura en la CIRBE?

Para estar registrado en la CIRBE, el límite mínimo que debe alcanzar un cliente en préstamos personales (incluyendo los préstamos nómina), créditos, avales o garantías contratados con una entidad financiera es de 9.000€. Es decir, que las deudas que se encuentren por debajo de esa cifra acumuladas con un único banco no se incluyen en la CIR.

Así, dado que los bancos necesitan conocer ese tipo de información sobre sus clientes, la CIRBE se lo envía, de forma mensual, siempre y cuando se trate de personas cuyo saldo vivo en préstamos supere 9.000 €. Se trata de un informe agregado sobre aquellos titulares con los que la entidad mantiene algún tipo de riesgo, siempre y cuando éste sea superior a dicha cuantía. Por tanto, los datos de los titulares de préstamos con cifras por debajo de esa cantidad no se transmiten a las entidades financieras.

A modo de ejemplo, aparecerás en la CIRBE si tienes un préstamo de 12.000 € en un banco, pero también si cuentas con dos deudas de 6.000 € en la misma entidad. Por el contrario, la CIRBE no reflejará dos préstamos de 6.000 € en dos entidades diferentes, aunque la suma de ambos superen los mencionados 9.000 €.

La CIRBE no es un registro de morosos

Aunque esta herramienta de control del Banco de España pueda parecer similar a un registro de morosos, la CIRBE no lo es. Se trata de una base de datos diferente que las entidades bancarias pueden cruzar, eso sí, con otros registros, tales como RAI o ASNEF.

¿Qué información aparece en la CIRBE?

La Central de Información de Riesgos del Banco de España emite dos tipos de informes de riesgo:

  • El agregado mensual para las entidades, ya explicado más arriba, en el que figura el total del importe por cada préstamo, el crédito dispuesto, los tipos de garantías y los plazos. Previa solicitud, además, Banco de España proporcionará a las entidades financieras información de todo titular que haya solicitado una operación de riesgo en algún momento de su vida o que figure como obligado a un pago.
  • Asimismo, la CIRBE elabora el informe de riesgos detallado sobre cada operación. En este caso, el informe se elabora únicamente para el titular y es más detallado que el que se facilita a las entidades. Aparecerán, por supuesto, los datos de todas aquellas operaciones con un riesgo superior a 9.000 €. De ser inferior, figurará una leyenda indicando que el banco declara la información.

Por tanto, se puede consultar estado actual de la deuda, esto es, si se encuentra en situación regular, si está suspendida por un proceso judicial o en situación de morosidad.

¿Quién puede y cómo solicitar un informe a la CIRBE?

La información de la CIRBE es pública y confidencial al mismo tiempo. Por un lado, es posible acceder a ella de manera gratuita cuando se refiere a uno mismo. Por otro, no está permitido consultar los informes relativos a otros clientes.

Cualquier persona puede conocer los datos declarados a su nombre en la CIRBE realizando una solicitud de informe de riesgos. Así que, si estás interesado en conocer esa información crediticia sobre tu persona, no tienes más que hacer clic en el enlace anterior y acceder a la web del Banco de España para comprobarla detalladamente.