La tasación de la vivienda es un requisito indispensable para pedir una hipoteca. Pero, exactamente, ¿qué es? Es un informe que establece el valor de un inmueble en base a varios factores, como pueden ser la ubicación de la vivienda, la superficie, su antigüedad, el estado de conservación, el entorno en el que se encuentre, etc.

Los bancos utilizan la tasación para comprobar que la vivienda es una garantía suficiente para el préstamo hipotecario. En función de su valor, podrá prestarte hasta el 80 % para su compra, si se trata de primera vivienda. Así, si la vivienda se tasa en 200.000 €, el banco puede conceder una hipoteca de hasta 160.000 €. Además, la tasación se utiliza como base para calcular el valor de subasta de la vivienda, en el caso de adjudicación.

¿Cómo se hace una tasación?

La tasación consiste en hacer una valoración de la vivienda de acuerdo con una serie de variables que sirven para determinar su valor. Este informe tiene que realizarlo un tasador, que puede ser un arquitecto, a partir de una visita al inmueble. Esa visita sirve, entre otras cuestiones, para:

  • Medir la superficie de la vivienda y su distribución. Por ejemplo, una vivienda con habitaciones pequeñas y mucho pasillo tiene menos valor que otra casa con una distribución distinta.
  • Comprobar la ubicación y la situación de la vivienda en el edificio. Se valora más si enfrente de la finca hay un parque o si el piso está situado en una planta alta porque tiene más luz.
  • Supervisar el estado de conservación teniendo en cuenta el año de construcción de la vivienda y la calidad de los materiales. Una casa reformada se valora más que una sin reformar.
  • Analizar los servicios externos: transporte público, colegios, servicios médicos y supermercados. Una vivienda incrementa su valor si tiene cerca estos servicios. Por ejemplo, las viviendas situadas en un radio de 500 metros de un centro escolar eran un 6 % más caras que las que se encuentran entre 500 y 1.000 metros1.

Una vez que ha visitado, medido y hecho fotografías del interior de la vivienda y del edificio, el tasador elabora un informe donde debe incluir información de otras viviendas similares de la zona. La información de la vivienda tasada se compara con la información de los otros inmuebles para determinar el valor de la casa de acuerdo con las condiciones y situación del mercado. Además, el tasador tiene que comprobar en el Registro de la Propiedad que la casa no tiene cargas o incumple alguna norma urbanística.

El cliente elige el tasador y paga la tasación

La tasación es el único gasto que tiene que pagar el cliente cuando pide una hipoteca al banco aunque, a raíz de la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria en junio de 2019, algunas entidades bancarias también pagan la tasación de la vivienda si firmas la hipoteca con ellos. El resto de los gastos de la escritura de la hipoteca (notario, registro, gestoría e IAJD) corresponden al banco.

¿Y cuánto cuesta? El precio medio de la tasación oscila entre 300 a 500 €. Además, como cliente puedes elegir la tasadora, siempre que esté homologada por el Banco de España.

Debes tener en cuenta que el valor de la vivienda cambia con el paso del tiempo. Por este motivo, la vigencia oficial de una tasación se establece en 6 meses. Una vez transcurrido este plazo se deberá pedir otra si su finalidad es garantizar una operación hipotecaria.


1 https://www.elmundo.es/blogs/elmundo/big-data-inmobiliario/2018/03/09/cual-es-el-peso-de-los-colegios-en-el.html