En el mercado puedes elegir entre casi 6.000 fondos de inversión y no todos son iguales. Hay diferentes tipos de inversión en función de cómo y dónde invierten e incluso qué hacen con los dividendos de las empresas en las que invierten.

Conocer las distintas tipologías de fondos de inversión te ayudará a tomar mejores decisiones financieras y evitar errores al invertir, como no diversificar correctamente tu cartera.

La forma más habitual de clasificar los fondos de inversión es hacerlo según su vocación inversora, es decir, el tipo de activos en los que invierten. Pueden distinguirse entre fondos monetarios, de renta fija, renta variable y mixtos.

Fondos monetarios

Son unos de los fondos más conservadores y no tienen ningún tipo de exposición a renta variable. Sus inversiones se concentran en activos de renta fija muy líquidos con plazos de vencimiento inferiores a 18 meses, pero no en bonos convertibles ni canjeables. En otras palabras, priman los activos con gran liquidez y poca volatilidad.

Por eso mismo, suelen utilizarse como inversiones de paso, el lugar donde dejar la liquidez cuando esperas encontrar oportunidades de inversión adecuadas a tu perfil.

Fondos de renta fija

Los fondos de renta fija invierten principalmente en este tipo de activos en sus diferentes vertientes y plazos. Es decir, su cartera puede estar compuesta por emisiones de deuda corporativa (de empresas) o soberana (la que emiten los países).

Como normal general, cuanto menor es el plazo de las emisiones, menor será el riesgo del fondo y su volatilidad. Así, un fondo de renta fija a corto plazo tenderá a ser más conservador y menos arriesgado que uno a largo plazo.

Además, también hay fondos especializados en deuda de países emergentes (más rentables y volátiles), en pequeñas empresas, en grandes empresas o blue chips, en países desarrollados, etc.

Fondos de renta variable

En el lado opuesto están los fondos de renta variable, que además son los más numerosos. Este tipo de fondos se definen por invertir en acciones.

Se trata de fondos donde lo que prima es la rentabilidad. Asumen más riesgo, pero también ofrecen beneficios potenciales mayores. Los fondos de renta variable se suelen clasificar en función del área geográfica, aunque hay otros tipos de fondos de esta categoría especializados en sectores concretos o que invierten solo en empresas de un determinado tamaño.

Fondos mixtos

Esta categoría de fondos de inversión mezcla renta fija y renta variable en diferentes proporciones y es la más prolífica en número de fondos. Este tipo de fondo es el que mejor tiende a adaptarse al perfil de cada inversor, ya que se puede escoger el rango de porcentaje de renta fija y renta variable en el que se invierte.

Fondos garantizados

Estos fondos se salen de la clasificación anterior. Lo que define a este tipo de fondo no es en qué invierte, sino la seguridad adicional que ofrecen, ya que garantizan que por lo menos recuperarás la inversión inicial.

¿Y la rentabilidad del fondo? Dependerá del tipo de fondo garantizado. Los hay que aseguran una rentabilidad fija y pueden sumar un poco de rentabilidad variable y otros donde esas ganancias dependerán de la evolución de los mercados.

En lo que coinciden todos los garantizados es en exigir un periodo de permanencia mínima para que se cumpla la garantía. Si retiras antes el dinero, la inversión dejará de estar garantizada.

Fondos de distribución y fondos de acumulación

Esta clasificación de fondos está relacionada con los dividendos de las empresas en las que invierte. Los fondos de distribución o fondos de reparto, reparten el dividendo entre los partícipes (de ahí su nombre), mientras que los fondos de acumulación los reinvierten.

Así, los primeros se pueden usar para generar rentas periódicas y los segundos se supone que rentarán más a largo plazo por el interés compuesto.

Además de estos, hay otros tipos de fondos de inversión como los ETF, que funcionan como acciones; los Hedge Funds, que forman parte de los fondos de retorno absoluto: o los REIT o fondos de inversión inmobiliario, por poner algunos ejemplos.

En nuestro apartado de fondos de inversión1, podrás hacerte una idea de la gran variedad de fondos que tenemos en Openbank. La ventaja es que no tienes por qué escoger solo uno. De hecho, una de las reglas de oro de la inversión es diversificar y una gran forma de hacerlo es contar con varios fondos en cartera.

Además, ahora, si contratas, traspasas o realizas nuevas suscripciones a tus fondos de inversión en Openbank hasta el 26 de febrero de 2021 (incluido) y cumples condiciones2, recibirás en tu cuenta corriente hasta 600€. ¡Date de alta en la promoción!

Toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad y/o pérdida del principal invertido. El valor de la inversión está sujeto a fluctuaciones del mercado, sin que rentabilidades pasadas generen derechos en el futuro.


1El nivel de riesgo y la información de cada uno de los Fondos de Inversión comercializados por Open Bank, S.A. está detallado en el Folleto Informativo o Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI) de cada uno de los Fondos de Inversión, disponible en www.openbank.es. y www.cnmv.es

2El abono del incentivo constituye un rendimiento de capital dinerario sujeto a retención, en la actualidad al tipo del 19%, que será practicado por el Banco conforme a la normativa fiscal aplicable. Dicha retención no se le repercutirá al cliente. El Cliente deberá declarar en la base imponible del ahorro de su IRPF el incentivo recibido más la retención no repercutida, teniendo por otro lado derecho a la deducción de la citada retención.

2Se exigirá una permanencia de 1 año en la posición en Fondos de Inversión, tanto en los fondos traspasados durante la campaña como en los ya existentes, permitiendo realizar traspasos internos entre los fondos comercializados por Openbank. El servicio de inversión automatizada Roboadvisor no podrá beneficiarse de la presente promoción.

2En caso de recibir importes inferiores a 5.000€, se acumularán hasta igualar o superar el mínimo exigido, por cada titular de fondos de inversión.

2En los traspasos de cualquier Fondo de Inversión se deberá mantener la misma titularidad en los contratos destino que tuviera previamente en los contratos origen.

Publicidad