Un simulador es una calculadora especializada en hipotecas que te ayuda a hacer los cálculos necesarios para saber la cuota del préstamo hipotecario. ¿Quieres saber cómo funciona?

¿Qué información proporciona el simulador?

Cuando te enfrentas a la decisión de qué hipoteca elegir para comprar la vivienda, tienes que hacer muchos números para saber cuál es la que mejor se adapta a tus circunstancias. En este proceso es muy útil contar con un simulador de hipotecas para hacer los cálculos sin tener que tirar de calculadora, lápiz y fórmulas matemáticas, porque el simulador es una calculadora especializada que te da todos los datos que necesitas para saber si te interesa o no la hipoteca.

¿Cómo funciona un simulador?

El funcionamiento de un simulador es sencillo, solo tienes que rellenar unos datos para obtener la información que necesitas de la hipoteca.

En un simulador sencillo puedes conseguir la información más básica de la hipoteca. Si introduces el importe de la hipoteca, el plazo en el que quieres devolver el préstamo y el tipo de interés (fijo o variable), obtendrás el importe de las cuotas que tienes que pagar cada mes. Jugando con esas variables puedes ver, por ejemplo, cómo aumenta o disminuye la cuota si vas cambiando el importe de la hipoteca o cómo alargando el plazo la cuota disminuye.

Pero hay simuladores más completos que te ayudan a calcular el coste total de la hipoteca, el volumen total de intereses que vas a pagar y el cuadro de amortización. Incluso algunos simuladores calculan el resultado que se consigue al hacer amortizaciones parciales anticipadas del préstamo reduciendo cuota o plazo o cómo cambia la cuota si pides un periodo de carencia.

Los bancos tienen sus propios simuladores.

La mayoría de los bancos tienen en su web simuladores para que los clientes puedan hacer unos cálculos previos sobre cuánto costaría la hipoteca de acuerdo con las condiciones, aunque esta información es orientativa y no constituye una oferta firme.

En estos casos, basta con poner el importe de la hipoteca y el plazo para saber la cuota, según las condiciones financieras de sus hipotecas, pero al incluir la información de la vivienda como, por ejemplo, si es primera o segunda vivienda, si es nueva o de segunda mano o la provincia donde está localizada, también calculan los gastos de la compraventa.

La finalidad de los simuladores es ayudarte a valorar información necesaria sobre la hipoteca y saber con antelación las consecuencias de tomar decisiones sobre la contratación de un tipo de préstamo (a tipo fijo, mixto o variable) o la amortización de capital.

Debes tener en cuenta que los bancos suelen financiar hasta el 80 % del valor de la vivienda y que existen gastos asociados a ella, como la posible contratación de productos que mejoran las condiciones del préstamo, que los simuladores no tienen en cuenta. Pese a ello, son una buena herramienta para ayudarte a calcular la hipoteca de tu nueva casa.

Publicidad