Seguro que sabes qué es un préstamo hipotecario, pero de ahí a tener claro cómo funciona una hipoteca de verdad, hay un mundo. Y es importante saberlo, porque puede marcar la diferencia a la hora de solicitarla y hacer tus cálculos sobre la operación.

¿Qué es una hipoteca?

Una hipoteca es un préstamo con garantía hipotecaria cuya finalidad es la compra de una vivienda, que además actúa como garantía en caso de impago. Así de fácil. Sin embargo, un préstamo personal se concede para la adquisición de bienes o servicios como un coche, un viaje, o los muebles de tu casa.

Qué elementos componen una hipoteca

Capital, interés y plazo son las tres partes de cualquier préstamo y, por lo tanto, también de la hipoteca. Estos tres elementos definen cómo funciona una hipoteca y también el dato en el que se fija la mayoría de personas para elegir entre una u otra: la cuota.

  • Capital: es el dinero que pides al banco y que deberás devolver. Lo que diferencia a la hipoteca de otros préstamos es que la cantidad suele ser más elevada.
  • Interés: el tipo de interés es lo que pagas al banco por prestarte el dinero. Como la cantidad es grande, el tipo de interés de las hipotecas suele ser menor que en un préstamo personal. Además, con la Hipoteca Open bonificamos ese interés si domicilias la nómina y contratas un seguro de hogar comercializado por Openbank.
  • Plazo: es el tiempo en el que pagarás la hipoteca. De nuevo, el plazo de amortización de una hipoteca es mayor que el de otros préstamos.

De la unión de estos tres elementos surge la cuota de la hipoteca, que será lo que pagues cada mes. Cuanto menor sea el capital y el tipo de interés, menor será la mensualidad de la cuota. Con el plazo ocurre lo contrario: cuanto mayor sea el plazo de la hipoteca, menos pagarás cada mes, aunque a cambio puedes terminar pagando más intereses en el total del préstamo. De forma muy resumida, así es como funcionan los intereses en una hipoteca.

El tipo de interés de una hipoteca: fijo, variable o mixto

El siguiente paso en el funcionamiento de la hipoteca tiene que ver con el tipo de interés. Con un préstamo hipotecario puedes elegir cómo serán los intereses de tu hipoteca. Dispones de tres alternativas:

  • Hipoteca a tipo variable: con esta alternativa el tipo de interés dependerá de la evolución de un índice de referencia, normalmente el Euribor, al que se sumará un diferencial. A partir de ahí se establecerán unos periodos de revisión donde se actualizará el tipo de interés que se paga en función de la evolución del tipo de referencia.

  • Hipoteca a tipo fijo: en este caso el tipo de interés de la hipoteca no varía en ningún momento. Con ella te aseguras que siempre pagarás la misma cuota durante toda la vida del préstamo.

  • Hipoteca mixta. Combina los dos préstamos anteriores. El funcionamiento de una hipoteca mixta es sencillo. Empiezas pagando un tipo de interés fijo durante los primeros años , en el caso de Openbank, durante los diez primeros años, que es cuando más estabilidad necesitas, y después pasas a un tipo variable.

Con el simulador de hipotecas de Openbank puedes calcular cuál será la cuota de la hipoteca según el tipo que elijas, el plazo y la cantidad del préstamo. Y si necesitas ayuda, un gestor personal te ayudará a hacer números y te acompañará durante todo el proceso hasta que firmes la compra de tu casa.


Publicidad