La variedad de operaciones bancarias que puedes hacer sin salir de casa o estés donde estés ha igualado e incluso superado a las que pueden hacerse en una sucursal. Salvo excepciones que requieren una obvia presencia física (por ejemplo, ingresar efectivo en ventanilla o en cajeros automáticos) u otras relacionadas con la identificación personal, las aplicaciones de banca móvil cubren todos los servicios, ofreciendo al usuario una manera de gestionar su dinero.

A través de un smartphone u ordenador, puedes ejecutar múltiples operaciones bancarias por internet que te harán la vida más fácil, como por ejemplo hacer compras en los TPV contactless con tu smartphone. Además de flexibilidad, la banca online está disponible 24/7 en cualquier lugar con conexión.

¿Cuáles son las principales operaciones bancarias que se pueden realizar online?

Te contamos cuáles son las principales operaciones online que se pueden realizar:

  1. Abrir una cuenta corriente. Teniendo a mano los datos personales básicos y algún documento identificativo que puedas remitir al banco (DNI), es posible abrir una cuenta bancaria y en poco tiempo.

  2. Contratar otro tipo de cuentas bancarias. No sólo tienes la opción de acceder a los productos financieros básicos, sino que también puedes contratar, por ejemplo, una cuenta de ahorro.

  3. Gestionar tus datos. Si cambias de domicilio o de trabajo, así como en caso de que desees modificar cualquier información personal en tu cuenta, podrás hacerlo en tu cuenta personal fácilmente.

  4. Consultar el saldo y los movimientos. En cualquier momento y en cualquier sitio puedes comprobar las operaciones bancarias realizadas o programadas y el dinero disponible en cuenta.

  5. Domiciliar recibos: Agua, electricidad, gas, teléfono, cuota del gimnasio, etc. En Openbank puedes domiciliarlos con una simple foto y recibir los cargos de diferentes servicios en tu cuenta bancaria periódicamente.

  6. Modificar el límite de la tarjeta. Imagina que necesitas hacer un pago con la tarjeta de crédito o de débito que excede el tope prefijado. No hay problema: puedes ampliar el límite en la app de tu banco y efectuar el desembolso. Además, tienes la opción de volver a la cantidad original.

  7. Bloquear la tarjeta. Te permite minimizar o evitar daños en caso de robo o pérdida. Una tarjeta de débito o crédito puede ser bloqueada en segundos gracias a la banca móvil. Por ejemplo, en Openbank con Card Control puedes encender y apagar tu tarjeta por completo, por ubicación y por tipo de operación.

  8. Realizar pagos con tu tarjeta a través del móvil o desde tu smartwatch.

  9. Recargar o descargar el saldo de una tarjeta prepago, con la que puedes pagar de manera rápida y segura por internet.

  10. Hacer compras o pagos. El comercio online vive su momento álgido gracias a las aplicaciones de banca móvil: ropa, libros, gadgets tecnológicos, etc.

  11. Realizar una transferencia nacional, internacional o incluso inmediata sin moverte del sofá.

  12. Contratar un préstamo personal. Hay quienes todavía piensan que es imprescindible acudir a la oficina para obtener un préstamo personal. Ahora puedes hacerlo sin moverte de casa desde la web o app del banco.

  13. Obtener justificantes. ¿Necesitas acreditar un pago, por ejemplo, frente a Hacienda? Evita las colas y descarga el documento desde la app de tu banco.

  14. Controla tus inversiones estés donde estés. Sigue la evolución y rentabilidad de tu cartera de una forma muy sencilla. Realiza compra y venta de acciones, fondos de inversión o planes de pensiones al instante.

Considerando este abanico de operaciones online, que facilitan la vida del cliente y le hacen ahorrar tiempo, parece que desplazarse a la sucursal o al cajero se irá quedando progresivamente atrás, al igual que las libretas o los cheques. Quién sabe, quizá también el dinero en efectivo sea algún día una herramienta del pasado.

Publicidad