Los bajos tipos de interés y bajas rentabilidades que caracterizan el entorno actual están propiciando que las inversiones alternativas y los activos reales estén ganando protagonismo en las carteras de los inversores. Sin embargo, hay muchos que desconocen qué activos son los que se agrupan bajo esta denominación de activos reales y cuáles son sus características principales.

Los activos reales son los activos tangibles, como por ejemplo los inmuebles. Se trata de activos que están ligados a la evolución de la economía real y que constituyen una fuente de diversificación para las carteras. Dentro de este grupo se encuentran activos de muy diferente índole:

  • Activos inmobiliarios: vivienda, locales comerciales, terrenos, etc.
  • Infraestructuras: aeropuertos, puertos, peajes, carreteras…
  • Bonos ligados a la inflación: bonos cuyo cupón evoluciona en función de los precios.
  • Materias primas: metales preciosos, metales industriales, energéticas (petróleo o gas) y materias agrícolas (soja o maíz).

Características principales de los Activos Reales

Dada la naturaleza heterogénea de estos activos, cada uno presenta unas características específicas. Pero, a grandes rasgos, se puede señalar que los activos reales ayudan a posicionarse en diversas fases del ciclo y que suelen proporcionar una buena cobertura frente a la inflación.

Asimismo, tienden a ofrecer rendimientos más elevados que los activos tradicionales, en parte porque pagan una prima de liquidez, ya que este tipo de inversiones son más ilíquidas que algunos activos financieros, como las acciones o los bonos. Esta menor liquidez hace que normalmente se recomiende que la inversión en este tipo de activos sea a largo plazo, propiciando que ofrezcan rendimientos más estables en el tiempo por la menor rotación de las carteras. Todas estas variables, hacen que presenten un atractivo binomio rentabilidad-riesgo a largo plazo1.

Además, algunos de estos activos permiten capturar flujos recurrentes, como por ejemplo los inmobiliarios, que se benefician de las rentas generadas por los alquileres, al igual que sucede con los arrendamientos de tierra en el sector agrícola.

Diversificación para las carteras

Constituyen también una importante fuente de diversificación para las carteras por dos motivos:

  • Por su descorrelación con los activos financieros tradicionales.
  • Dada la anteriormente mencionada diversidad que existe entre ellos, la procedencia de los rendimientos es variada.

Por ello es necesario, analizar detenidamente y de manera individual las características concretas de cada activo. Poco tienen que ver entre ellos el inmobiliario y las materias primas. E incluso dentro de estas últimas, por ejemplo, el petróleo y el oro, que son considerados algunos de los principales activos refugio y tienen una gran cobertura frente a la inflación.

Para esto último, también se utilizan los bonos ligados a la inflación, en los que, como su propio nombre indica, el rendimiento está vinculado a la evolución de los precios de forma que, si estos aumentan, el cupón del bono también lo hará, y si bajan los precios, el cupón también descenderá. En un bono tradicional, el cupón es fijo.


1 Toda inversión conlleva riesgos, incluido ausencia de rentabilidad y/o pérdida del principal invertido. El valor de la inversión está sujeto a fluctuaciones del mercado, sin que rentabilidades pasadas generen derechos en el futuro.
.
La información y opiniones de la presente comunicación tienen carácter informativo y publicitario sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Open Bank, S.A. sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en la comunicación.